Congreso del Perú entrampado por nueva ley agraria y amenaza de bloqueos

Lima (AFP) –

Anuncios

El Congreso de Perú debatía el martes, por segundo día, un proyecto de nueva ley agrícola que permitiría acabar con las protestas de los trabajadores rurales que reclaman mejores remuneraciones desde inicios de diciembre.

Los parlamentarios buscan alcanzar consenso en una lucha contra el tiempo, porque la legislatura acaba este martes y está latente la posibilidad de que los trabajadores retomen los piquetes y bloqueos de la carretera Panamericana.

El proyecto de ley, que había sido aprobado por la poderosa Comisión de Economía el fin de semana, no tuvo respaldo en la sesión plenaria del lunes que lo rechazó y devolvió a sus autores.

El legislador Anthony Novoa, presidente de la Comisión de Economía, presentó una nueva versión con las recomendaciones hechas por las bancadas.

"Se queda este dictamen sin resolver por segunda vez, vamos a suspender la sesión”, indicó, resignada, la presidenta del Parlamento Mirtha Vásquez, cerca de la medianoche del lunes.

Las protestas agrícolas han marcado la escena política en diciembre, con el saldo de dos trabajadores muertos durante un enfrentamiento con la policía.

En la región Ica (sur), unos 1.300 policías permanecen apostados desde el fin de semana en varios tramos de la carretera Panamericana ante la amenaza de nuevos bloqueos.

Los enfrentamientos de la semana pasada dejaron 40 policías y 11 trabajadores heridos, según las autoridades. Además, 24 manifestantes fueron detenidos.

En la región La Libertad, en el norte de Perú, trabajadores se mantienen a un lado de la carretera Panamericana, esperando alguna decisión en el Congreso.

"Seguimos en pie de lucha hasta que se apruebe la ley. Si el Congreso no aprueba la ley responsabilizamos al gobierno de Sagasti y al poder legislativo de que pueda pasar a continuación", dijo un trabajador en la provincia de Virú en la región Libertad.

"Lo que pedimos es un salario digno, esperamos que hoy lo entiendan", agregó.

Los trabajadores exigen que las empresas agroexportadoras incrementen su jornal de 11 a 18 dólares diarios, pero para ello se requiere un nuevo régimen laboral agrario que solo puede aprobar el Congreso.

Las protestas se reanudaron hace ocho días después de que el Parlamento no pudiera aprobar el 20 de diciembre la legislación reclamada por los trabajadores desde inicios de diciembre.

El Congreso derogó el 4 de diciembre una ley agraria que los empleados consideraban perjudicial y prometió una nueva, dando paso entonces a una tregua.