Venezuela y Guyana cruzan notas de protesta tras detención de barcos pesqueros

Caracas (AFP) –

Anuncios

Venezuela y Guyana cruzaron notas de protesta en medio de tensiones por dos pesqueros guyaneses capturados por militares venezolanos en aguas sobre las que ambos países reivindican jurisdicción, tras una reunión vía videoconferencia entre sus ministros de Exteriores.

Ambos países reclaman soberanía sobre el Esequibo, territorio de 160.000 kilómetros cuadrados rico en recursos naturales, en una vieja pugna recrudecida cuando la compañía estadounidense Exxon Mobil halló petróleo en la zona en 2015.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, entregó este martes una nota de protesta al encargado de negocios de Guyana, Robert McKenzie, calificando de "difamaciones" las acusaciones de su gobierno de que las embarcaciones fueron interceptadas en zona económica exclusiva guyanesa.

Caracas, en un comunicado, defendió lo que llamó "legítima actividad de custodia por parte de la Armada Nacional" con "la interceptación de dos barcos guyaneses, denominados 'Nady Nayera' y 'Sea Wolf', y la consecuente aprehensión de los tripulantes".

Guyana informó por su parte el lunes que presentó también una protesta formal por "la ilegal" detención de la tripulación de los pesqueros, reiterando su pedido de "liberación inmediata".

El ministro de Exteriores de Guyana, Hugh Todd, entregó la nota al encargado de negocios de Venezuela en Georgetown, Moses Chávez, y "reiteró el compromiso de Guyana con la Corte Internacional de Justicia -CIJ- como medio para poner fin a la controversia fronteriza".

Todd y Arreaza sostuvieron una reunión vía virtual el lunes, según el comunicado venezolano.

Un país tiene en su zona económica exclusiva (espacio de hasta 200 millas náuticas -370 km- desde el límite del mar territorial) soberanía para la explorar y explotar los recursos, pero terceros tienen libertades para navegar y sobrevolar.

Guyana defiende un límite establecido en 1899 por una corte de arbitraje en París, mientras Venezuela reivindica el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 con el Reino Unido antes de la independencia guyanesa, que establecía bases para una solución negociada y anulaba el tratado anterior.

La CIJ falló en diciembre, a pedido de Guyana, que tiene jurisdicción en el asunto, lo que Venezuela rechaza.