América Latina, estancada en lucha contra la corrupción, según Transparencia Internacional

3 min
Anuncios

París (AFP)

El resultado de América Latina en su lucha contra la corrupción es "frustrante" y "apenas ha mejorado desde 2015", según Luciana Torchiaro, responsable para América Latina de Transparencia Internacional (TI) que presentó este jueves su índice anual sobre la percepción de este flagelo en el mundo.

En un año 2020 marcado por la pandemia de coronavirus, Torchiaro considera que "ningún país latinoamericano ha realizado una gestión excelente en cuanto a la transparencia". Aún así, el informe de TI presenta ejemplos como el de Perú que muestran que, a pesar del virus, se puede mejorar en la lucha contra la corrupción.

Pregunta: El Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional clasifica a los países de 0 a 100 según su eficacia en la lucha contra la corrupción en el sector público, ¿qué nota obtiene el continente americano?

Respuesta: "43 de media. Pero América lleva estancada desde 2015 en esa cifra. Y es algo muy frustrante en este contexto de pandemia, porque cada centavo de dinero público que no llega a donde debe tiene repercusiones muy importantes".

P: ¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia de covid-19 en la gestión de los recursos públicos?

R: "Muchos gobiernos han aprovechado la situación de pandemia y de emergencia sanitaria para debilitar los sistemas de contrapesos, la independencia de los órganos de control, las libertades cívicas, es decir, algunas condiciones fundamentales para la lucha eficiente contra la corrupción.

La prueba de fuego para muchos gobiernos va a ser ver ahora cómo manejen las compras y la distribución de los tratamientos para el covid-19, y es importante que las estrategias sean transparentes".

P: ¿Qué países les preocupan más en su lucha contra la corrupción?

R: "Un caso preocupante es El Salvador, donde se obstruye el acceso a la información de manera consciente, y sin transparencia es muy difícil combatir la corrupción.

En el caso de Honduras, se han dado muchos pasos hacia atrás este año: se terminó la Misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra la corrupción y la impunidad, el presidente del país está siendo investigado por casos de corrupción y se han aprobado leyes bastante regresivas en la lucha contra la corrupción".

P: Su informe presenta ejemplos de países como Uruguay y Chile que salen bien parados de la lucha contra la corrupción, ¿qué están haciendo bien?

R: "Son países cuyas instituciones democráticas funcionan, tienen mecanismos de transparencia y de control más eficientes que los otros.

En Perú también mejoró mucho la percepción de la corrupción porque aprobaron dos leyes en 2020, que impiden que los condenados por corrupción accedan a cargos públicos y de mejora de la transparencia en las finanzas públicas. Este tipo de leyes son fundamentales pero es importante que vayan acompañadas de sanciones contra los que delinquen".

P: Chile, Ecuador, Perú, Argentina, México... América Latina vive actualmente un momento con muchos procesos electorales y cambios de gobierno, ¿representa esto una esperanza en la lucha contra la corrupción?

R: "En casi todos los países de la región, la corrupción es uno de los temas que más preocupan a los ciudadanos y creo que las elecciones son siempre una oportunidad para tratar este tema públicamente. El hecho de ir a votar es una oportunidad para la ciudadanía de decir: no votamos a corruptos".

P: ¿Qué medidas deben tomar los países que quieran luchar eficazmente contra la corrupción en el sector público?

R: "Creo que es importante restablecer los sistemas de pesos y contra pesos, fomentar el acceso a la información, la transparencia, la rendición de cuentas".