Brasileña Vale denuncia "violencia" en planta de níquel en Nueva Caledonia

Manifestantes caminan durante la "Marcha por la Libertad" convocada por la coalición Loyalistes en Noumea, en el territorio francés de ultramar de Nueva Caledonia, el 12 de diciembre de 2020, para protestar contra la venta de la planta de niquel de la brasileña Vale a un grupo suizo.
Manifestantes caminan durante la "Marcha por la Libertad" convocada por la coalición Loyalistes en Noumea, en el territorio francés de ultramar de Nueva Caledonia, el 12 de diciembre de 2020, para protestar contra la venta de la planta de niquel de la brasileña Vale a un grupo suizo. Theo Rouby AFP
2 min
Anuncios

Numea (AFP)

El grupo brasileño Vale denunció este martes "la violencia" contra infraestructuras y empleados en su planta de níquel en Nueva Caledonia, cuya posible compra por un consorcio con la suiza Trafigura suscita hostilidad entre los independentistas.

"La violencia que sufrimos es intolerable y debe parar inmediatamente", afirma la dirección de Vale-NC en un comunicado que enumera las agresiones y destrozos en el lugar desde hace dos meses.

Vale viene denunciando incendios en locales, máquinas mineras y vehículos y amenazas, insultos y agresiones a empleados y subcontratistas y calcula que los daños se elevan a más de 2.000 millones de CFP (16 millones de euros, 19 millones de dólares).

Uno de los trabajadores "fue golpeado en la cabeza con una barra de hierro", pone como ejemplo.

La compañía también afirma que la semana pasada, "los agresores no dudaron en utilizar armas de fuego contra los gendarmes que se oponían a su intrusión en la mina" y en disparar "con carabina" contra los drones de vigilancia desplegados para prevenir daños.

La planta metalúrgica lleva parada desde el 10 de diciembre, tras un ataque con camiones cometido por opositores a la compra por parte de un consorcio internacional y caledonio en el que figura el gigante Trafigura.

El movimiento independentista de Nueva Caledonia liderado por su histórico partido, FLNKS, se opone categóricamente y denuncia una "operación de saqueo y especulación de multinacionales". Lleva meses con acciones de protesta sobre el terreno.

La oferta con Trafigura, que actualmente es la única sobre la mesa, cuenta con el apoyo del Estado y de la provincia sur, dirigida por los no independentistas. Podría concluirse el 12 de febrero.

Según varias fuentes, los independentistas tienen la intención de hacer caer el gobierno local, en un intento por frustrar la cesión de la fábrica Vale.