La producción industrial brasileña se contrajo un 4,5% en 2020

El sector más golpeado fue el de la producción de automóviles, remolques y carrocerías (-28,1%). También retrocedieron la confección de artículos de vestuario (-23,7%) y la metalurgia (-7,2%)
El sector más golpeado fue el de la producción de automóviles, remolques y carrocerías (-28,1%). También retrocedieron la confección de artículos de vestuario (-23,7%) y la metalurgia (-7,2%) Yasuyoshi CHIBA AFP/Archivos
3 min
Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

La producción industrial de Brasil cerró 2020 con una contracción de 4,5% pese a su fuerte recuperación después del derrumbe en marzo y abril provocado por la pandemia de coronavirus, indicó el martes el instituto oficial de estadísticas IBGE.

Se trata del segundo año consecutivo en negativo, luego de una caída de 1,1% en 2019, y es el peor resultado desde 2016 (-6,4%), cuando Brasil vivía su segundo año de una grave recesión.

En diciembre, el índice sorprendió con un incremento de 0,9% respecto a noviembre, su octavo aumento consecutivo. La estimación promedio de los analistas consultados por el diario Valor era de una contracción de 0,3%.

Entre marzo y abril, cuando varios estados impusieron confinamientos para tratar de frenar la pandemia, la producción industrial había caído 27,1%. La recuperación de los ocho meses siguientes no alcanzó para cerrar el año en positivo.

Todas las categorías retrocedieron en 2020. Las más afectadas fueron la de bienes de capital (-9,8%) y de bienes duraderos (-19,8%).

Por sectores, el más golpeado fue el de la producción de automóviles, remolques y carrocerías (-28,1%). También retrocedieron la confección de artículos de vestuario (-23,7%) y la metalurgia (-7,2%).

Para 2021, el mercado prevé un repunte de 5,02%, según la última encuesta semanal Focus del Banco Central.

Esa proyección está, sin embargo, sometida a numerosas incertidumbres, empezando por la celeridad de la campaña de vacunación contra el covid-19 en momentos en que la pandemia vuelve a dejar más de 1.000 muertos por día en Brasil, con un balance total de más de 225.000 decesos.

Los analistas consideran además que sin una recuperación rápida del mercado laboral la economía se verá muy afectada por el fin de las ayudas de emergencia que entre abril y diciembre permitieron sobrellevar la crisis a unos 68 millones de brasileños, casi un tercio de la población.

Pero el gobierno de Jair Bolsonaro ha resistido hasta ahora a las presiones para renovarlas, alegando su impacto en el agravamiento de los déficits y de la deuda pública.

"El consistente aumento mensual de 0,9% de la producción industrial [en diciembre] corona una fuerte recuperación del sector en el segundo semestre de 2020. Pero la reversión de los estímulos fiscales y la segunda ola de covid-19 refrenará el crecimiento, y nosotros pensamos que la economía brasileña saldrá peor parada de lo que la mayoría espera en 2021", apuntó la consultora Capital Economics.

El PIB brasileño, que según las estimaciones del mercado se contrajo un 4,5% en 2020, debería crecer 3,5% en 2021.