El Banco de Inglaterra, más pesimista para 2021, mantiene su tasa en el 0,1%

Un camarero sirve bebidas en una terraza situada frente a la sede del Banco de Inglaterra, el 21 de septiembre de 2020 en el centro de Londres
Un camarero sirve bebidas en una terraza situada frente a la sede del Banco de Inglaterra, el 21 de septiembre de 2020 en el centro de Londres Ben Stansall AFP/Archivos
2 min
Anuncios

Londres (AFP)

El Banco de Inglaterra mantuvo el jueves su principal tasa de interés en el mínimo histórico del 0,1% y revisó a la baja su previsiones de crecimiento en 2021, pasando del anterior 7,25% a un 5%.

La entidad consideró, sin embargo, que la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) británico en 2020 debido a la pandemia, estimada ahora en un 10%, fue menos significativa de lo que previó en su reunión de noviembre (-11%).

La economía británica fue "significativamente más fuerte en el cuarto trimestre de lo esperado en nuestro informe de noviembre", señaló el comité monetario del banco.

Sin embargo, dado que "las restricciones actualmente en vigor son más fuertes" estas "deberían afectar más a la economía que el confinamiento de noviembre".

País más castigado de Europa por la pandemia, con más de 109.000 muertos, el Reino Unido empezó 2021 un tercer confinamiento que se prevé que provoque una caída del 4% del PIB en el primer trimestre, según el Banco de Inglaterra.

El país corre el riesgo de que su PIB caiga durante dos trimestres consecutivos y entre así oficialmente en recesión.

Por otro lado, la firma de un acuerdo comercial posbrexit con la Unión Europea (UE) a finales de diciembre, pocos días antes de la salida del Reino Unido del mercado único, es favorable al crecimiento británico, señaló el organismo.

Los economistas llevan ya algún tiempo esperando que tras alcanzar el mínimo histórico de 0,1% el banco central británico opte por los tipos negativos.

Esta medida, cuyo objetivo es propiciar los préstamos a particulares y empresas e impulsar la inflación, ya ha sido adoptada por el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BoJ).

Tras consultar con las empresas afectadas, el Banco de Inglaterra les pidió que se preparen para un posible paso al 0% o menos en los próximos seis meses.