Detienen a exgobernador mexicano acusado de tortura contra una periodista

Cancún (México) (AFP) –

Anuncios

Un exgobernador mexicano acusado de haber ordenado torturar en 2005 a una periodista que lo vinculó con una presunta red de pornografía infantil fue presentado este jueves ante un juez en el balneario mexicano de Cancún (este).

Mario Marín, gobernador del estado de Puebla (centro) entre 2005 y 2011, fue capturado el miércoles en balneario de Acapulco (sur), desde donde fue trasladado a Cancún para ser recluido en una prisión y asistir a su primera audiencia judicial.

En la audiencia, que duró cuatro horas, fue acusado formalmente de tortura contra Lydia Cacho, una periodista que en 2005 publicó el libro "Los demonios del edén", en el que reveló una red de explotación sexual infantil a la que supuestamente estaban vinculados Marín y los empresarios de origen libanés Jean Succar Kuri y Kamel Nacif.

Tras la audiencia, la abogada de Cacho, Araceli Andrade, dijo a la prensa que el exgobernador pidió llevar su proceso en libertad debido a su edad, 66 años, supuestos problemas de salud y temor a contagiarse de covid-19 en prisión.

Marín "tiene los medios políticos, económicos, materiales (...) un arraigo domiciliario lo pone en posibilidad de sustraerse de la justicia y pone en peligro a la víctima de manera física y psicológica", dijo Andrade.

José Luis Téllez, abogado de Marín, confió sin embargo que el exgobernador puede alcanzar fianza toda vez que cuando se cometió el delito no era considerado grave.

El juez a cargo del caso deberá resolver el 10 de febrero si concede el arresto domiciliario.

Marín estaba prófugo desde abril de 2019, cuando un tribunal de Quintana Roo ordenó su detención por el caso de la periodista.

"Llevo 14 años buscando justicia por haber sido torturada por este cómplice de redes de #PornografíaInfantil Vamos por todos", escribió en Twitter Cacho, quien por razones de seguridad vive en el extranjero.

En diciembre de 2005, Cacho fue detenida en Cancún por agentes de la fiscalía de Puebla, acusada por Nacif de calumnia y difamación.

En enero de 2006, la periodista fue exonerada y un mes después se filtró a la prensa una grabación en la que Marín le decía a Nacif que le había propinado a la periodista un "coscorrón" para que aprendieran "otras y otros".

La periodista aseguró que durante el trayecto de Cancún a Puebla fue torturada psicológicamente por los oficiales, quienes la amenazaron con abusar de sexualmente de ella.

En 2011 Succar Kuri fue sentenciado a 112 años de cárcel por pornografía infantil y abuso sexual, aunque su sentencia fue revocada por supuestos vicios procesales. Sigue preso, mientras Nacif está prófugo.

México es considerado uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo con más de un centenar de comunicadores asesinados desde 2000, de los cuales siete en 2020, según cifras de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Más de 90% de esos crímenes permanecen impunes, indica RSF.