Estricta cuarentena de viajeros no impide la contaminación en Australia

Viajeros llegan a un hotel en Melbourne, Australia, para ser puestos en cuarentena el 7 de diciembre de 2020
Viajeros llegan a un hotel en Melbourne, Australia, para ser puestos en cuarentena el 7 de diciembre de 2020 William West AFP/Archivos
3 min
Anuncios

Sídney (AFP)

En respuesta a las nuevas variantes del coronavirus, Australia y Nueva Zelanda están considerando la posibilidad de reforzar su política de cuarentena de 14 días para los viajeros que llegan del extranjero, ya que no impide la contaminación.

Las autoridades del estado de Victoria pidieron el miércoles medidas más estrictas debido a las variantes británica, brasileña y sudafricana.

"Estas cepas altamente infecciosas son muy difíciles de contener", afirmó el primer ministro de Victoria, Dan Andrews, al anunciar el cierre de un hotel de Melbourne, que acoge a personas en cuarentena, tras la aparición de casos de covid-19.

Tanto en Australia como en Nueva Zelanda, las autoridades comenzaron esta semana a evaluar los procedimientos y las instalaciones de la cuarentena. Las propuestas van desde la apertura de establecimientos en el interior de Australia a un examen más frecuente y a largo plazo de los viajeros procedentes del extranjero.

Desde el comienzo de la pandemia, unos 320.000 viajeros han llegado a través de los puertos o aeropuertos de Australia o Nueva Zelanda, desde donde han sido trasladados a hoteles dedicados, para ser confinados 14 días en una habitación.

En todo el mundo hay países, como Gran Bretaña, Canadá y Tailandia, que están tratando de copiar este dispositivo relativamente eficaz hasta ahora.

El ministro australiano de Sanidad calificó este sistema de cuarentena de "referencia" en el plano internacional.

Pero tanto en Australia como en Nueva Zelanda, dos países que han logrado en gran medida contener la epidemia, cada vez son más las voces que cuestionan este protocolo.

Cuando el número de personas infectadas en el mundo superó los 100 millones, el número de viajeros portadores del virus aumentó a su llegada.

- Cada vez más viajeros contaminados -

Tan sólo el miércoles, en Nueva Zelanda, viajeros de Alemania, Tanzania y los Emiratos Árabes Unidos dieron positivo en las pruebas de coronavirus.

Lo que más preocupa a las autoridades es el aumento del número de visitantes portadores de las variantes, que asciende a 105 en Australia.

Algunos han contaminado a empleados que trabajan en hoteles o a personas encargadas de su transporte, así como a otros viajeros en cuarentena.

En varias ocasiones en los últimos meses, el virus se ha propagado a través de hoteles a la población local, obligando a millones de habitantes de Auckland, Brisbane, Melbourne y Perth a confinarse.

En el estado de Victoria, cerca de 1.000 empleados de tres hoteles afectados por el brote de covid-19 fueron puestos en cuarentena.

Pocas personas están a favor de un cierre total de las fronteras. En la actualidad, alrededor de 40.000 australianos no pueden regresar a sus hogares debido al número limitado de personas a las que se les permite regresar.

Se han introducido nuevas disposiciones, y los empleados de los hoteles de cuarentena no pueden tener un segundo empleo, la alfombra en el suelo ha sido sustituida por vinilo, las horas de comida se han escalonado y se ha dejado espacio entre cada habitación.

Australia ya ha identificado lugares adecuados, como una base de la Fuerza Aérea y un centro de detención de inmigrantes en el mar.

Hasta la fecha, la mayoría de las medidas adoptadas en este país para luchar contra el virus, desde el confinamiento hasta las operaciones de detección y las restricciones, han sido decididas y gestionadas a nivel de los estados.

El director de Salud, Paul Kelly, que defiende el sistema actualmente en vigor, explicó que abrir centros en regiones remotas no es sin riesgo, sobre todo en caso de problemas médicos, ya que la oferta de atención será menos buena.