Videos en proceso contra Trump llevan juicio político a la era digital

Washington (AFP) –

Anuncios

El Senado de Estados Unidos, un recinto venerable que ha juzgado a presidentes antes, resuena esta semana con videos escalofriantes presentados por los demócratas que acusaron al expresidente Donald Trump de "incitación a la insurrección", marcando una primicia: un juicio político en la era digital.

Gracias a los avances tecnológicos del mundo moderno, los senadores se erizaron, lloraron y se asombraron con imágenes y sonidos como nunca se habían visto en los 230 años de historia del Congreso.

Pantallas de video y equipos de audio se instalaron en la Cámara Alta desde el martes para que sus 100 miembros pudieran ver el registro del caos desatado en el Capitolio el 6 de enero, cuando partidarios de Trump irrumpieron enardecidos después de un discurso del exmandatario en un mitin para cuestionar la victoria electoral de Joe Biden.

Las autoridades dicen haber recopilado miles de horas de imágenes registradas por los propios invasores, quienes hicieron algo que millones de personas hacen todos los días en el mundo: filmarse a sí mismos y a lo que ocurre a su alrededor.

Esos clips, junto con los videos de las cámaras de seguridad y las imágenes de los propios discursos y manifestaciones de campaña del expresidente, se han convertido en el quid de la evidencia de los demócratas.

Muchos analistas dicen que el juicio es un programa de televisión imperdible.

La atmósfera normalmente solemne del Senado se vio sacudida por imágenes inquietantes de manifestantes corriendo por los pasillos del Congreso, buscando frenéticamente al entonces vicepresidente Mike Pence, quien el 6 de enero presidía la sesión para certificar el triunfo de Biden.

También escucharon los insultos que gritaban los enardecidos trumpistas, la policía, e incluso algunos legisladores.

"Las presentaciones fueron extremadamente poderosas, desgarradoras, cuando uno vio lo que pasó", dijo a periodistas el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

"Nunca me había visto en esa cinta que mostraron", contó.

El miércoles se vio cómo Schumer y otros senadores corrían para salvar sus vidas guiados por agentes de seguridad.

"Tengo la esperanza de que esto traerá cambios de opinión. Es difícil mirar eso y no ver la gravedad de lo que sucedió", dijo Schumer.

- "Abrumadoramente angustiante y emotivo"

Con o sin testigos en el juicio, la evidencia más convincente parece ya haberse escuchado y visto en los videos que han mantenido absortos a los legisladores y al resto de los espectadores que siguen el proceso desde sus casas.

El senador republicano Mitt Romney dijo que se sorprendió al verse alejado por un oficial de policía de una multitud que se acercaba al recinto del Senado.

"Se te rompe el corazón y se te llenan los ojos de lágrimas", dijo Romney a periodistas, y dijo que fue "abrumadoramente angustiante y emotivo" revivir esos momentos.

El Senado es, en muchos sentidos, una institución arcaica. Recién permitió que C-Span, la red de TV cable que emite las actuaciones del gobierno federal, comenzara a grabar los procedimientos diarios de la Cámara Alta en 1986, seis décadas después del advenimiento de la televisión.

Sin embargo, los videos en procedimientos de juicio político no son nuevos. Los hubo en el primer proceso contra Trump en 2020, cuando se exhibieron diapositivas digitales, gráficos y algunas imágenes.

Y el juicio político de Bill Clinton en 1999 incluyó fragmentos de declaraciones grabadas en video, incluida una de Monica Lewinsky que, según la Oficina de Historia del Senado, fue la primera presentación en video en esa cámara.

Pero aunque los extractos de la era Clinton pueden haber causado sensación, estaban muy lejos de las fuertes imágenes de esta semana.

En un clip que fue exhibido previa advertencia de su crudo contenido, el Senado vio el momento en que la policía disparó fatalmente a una mujer cuando rompió una puerta a pasos del recinto de la Cámara baja.

Los tuits de Trump también se mostraron repetidamente en las pantallas y se han utilizado como evidencia en su contra, un problema que no tuvieron ni Clinton ni Andrew Johnson, el presidente que fue acusado y absuelto en 1868.

Sin duda, ver a los invasores irrumpiendo en el Senado, rebuscando en los escritorios y de pie en el hemiciclo es un golpe personal para los senadores.

Una de las demócratas de la Cámara de Representantes que oficia de fiscal, Diana DeGette, transmitió esas imágenes el jueves, incluida una nota escalofriante que un manifestante le dejó a Pence, evacuado minutos antes.

"Es sólo cuestión de tiempo", se podía leer. "La justicia llega".