La UE discute reacción a variantes del coronavirus y restricciones fronterizas

Bruselas (AFP) –

Anuncios

Los líderes de la Unión Europea iniciaron este jueves una reunión telemátiva de dos días, bajo fuerte presión para resolver los problemas de la distribución de vacunas contra el covid-19, el desafío de las nuevas cepas del coronavirus y los controvertidos cierres fronterizos.

Formalmente, la agenda de esta reunión reserva las discusiones del viernes a materias relacionadas con defensa y seguridad, pero la urgencia de definir un frente común ante la interminable pandemia hace que este aspecto se torne dominante.

Esta cumbre por videoconferencia ocurre aproximadante a un año del estallido de la crisis global por la pandemia de coronavirus, y con el continente europeo azotado por una dura tercera oleada de contagios.

En esta tercera oleada, países europeos enfrentan variantes del coronavirus, provenientes del Reino Unido, Sudáfrica o Brasil, y la reacción en varios de los integrantes del bloque fue reponer severas restricciones a los viajes y hasta cierres parciales de fronteras.

La UE llegó a mandar cartas de advertencia a seis países sobre los daños que los cierres de fronteras representan para la libre circulación de personas y el intercambio comercial.

Además, ahora que el continente lentamente deja atrás el invierno boreal, varios países que dependen en gran medida del turismo precisan con urgencia que se restablezcan los viajes para que con la aproximación del verano las economías puedan recuperarse del golpe que representó la pandemia.

Además, los ambiciosos planes de la UE para iniciar los planes de vacunación masiva se estrellaron contra dificultades en el acceso y distribución de las vacunas, y varias capitales en el bloque ya no esconden la urgencia en hallar una solución.

Hasta el momento la UE autorizó tres vacunas (las de Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca), requieren dos dosis, y la vacuna de Johnson & Johnson, de aplicación única, podría ser aprobada en marzo.

Dificultades iniciales de Pfizer/BioNTech hicieron encenderse luces de alarma, pero los retrasos de AstraZeneca motivaron una agria controversia pública entre el laboratorio y la UE.

La UE se propone vacunas al 70% de los adultos en los países del bloque hasta mediados de septiembre, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo recientemente que los laboratorios eran "asociados" en la lucha contra la pandemia.

- Contra el reloj -

Así, la UE logró hasta ahora vacunar apenas al 6% de su población, y solamente el 2% ha recibido las dos dosis.

Este ritmo, sin embargo, no logró contener la creciente discusión sobre la posibilidad de adoptar algún tipo de certificado que permita el reinicio de los viajes, especialmente el turismo, para reactivar la economía.

La idea aún está lejos de la unanimidad. Diplomáticos europeos dijeron el miércoles que si bien respaldan un registro de vacunación verificable, es demasiado pronto para considerar el uso de "pasaportes sanitarios".

"Todavía no tenemos consejos de las autoridades sanitarias sobre los resultados de la vacuna: ¿todavía puedes contaminar a otros si te han vacunado? No lo sé", dijo a periodistas un alto diplomático de la UE.

Un borrador de las conclusiones de las reuniones de este jueves y viernes, al que AFP tuvo acceso, reafirma que "los flujos sin trabas de bienes y servicios en el seno del mercado único deben ser garantizados".

Al menos públicamente Francia y Alemania se oponen a la idea del pasaporte sanitario, por temor a un cisma entre una minoría de los vacunados y una mayoría que aún aguarda su pinchazo.

Sin embargo, la UE ya inició conversaciones preliminares con la Asociación Internacional de Viajes Aéreos (IATA), sobre un mecanismo que almacenamiento de datos.

Grecia, sin embargo, no parece decidida a esperar y ya ha llegado a un acuerdo bilateral sobre viajes con Israel, que está más avanzado en la vacunación de su población.

También estaría en conversaciones similares con el Reino Unido, donde las reservas de vuelos de bajo costo hacia Grecia, España y Turquía se dispararon el martes después de que el gobierno de anunció que las restricciones a los viajes de placer al extranjero podrían levantarse a mediados de mayo.

El comisario europeo para el Mercado Interior, el francés Thierry Breton, apuntó este jueves que el cierre de las fronteras es un problema "para el conjunto de nuestro mercado único", y por ello pidió un "abordaje unificado" para resolver la cuestión.