Flamengo sigue reinando en Brasil, aunque está lejos del poderío exhibido con Jesus

Sao Paulo (AFP) –

Anuncios

La lógica, después de un inusitado sufrimiento, terminó por imponerse y coronar bicampeona a la mejor nómina de Brasil. Flamengo conservó su cetro, pero está lejos de replicar la aplanadora exhibida con el portugués Jorge Jesus, el hombre que los devolvió al olimpo sudamericano.

La definición del Brasileirao-2020 posiblemente ha sido la más tensionante de la historia del torneo. El 'Fla' perdía en su visita al Sao Paulo la noche del jueves, en la última jornada, y bastaba un gol del Inter ante Corinthians para liquidar su sueño del séptimo título.

Las redes del Beira-Rio se inflaron un par de veces, pero el VAR impartió justicia... y alegría para millones de hinchas del Mengão, el equipo más popular de Brasil. Los colorados no pasaron del empate y los rojinegros, pese a caer 2-1, se convirtieron en el noveno elenco bicampeón del campeonato brasileño.

"Es un campeonato de puntos corridos, lo que vale es el todo", dijo Rogério Ceni, quien en el Morumbí, el estadio donde consagró su leyenda de arquero goleador, alzó su primer gran título como entrenador.

Criticado por sectores de la prensa y la afición por un comienzo decepcionante en su aterrizaje a Rio en noviembre, para reemplazar al español Domènec Torrent, exasistente técnico de Pep Guardiola, Ceni supo aislarse de la asfixiante sombra de Jesus que inexorablemente seguirá los pasos de cualquier técnico rojinegro.

El exgolero no se achicó ante el legado del portugués, quien dejó Brasil en julio para dirigir al Benfica: cinco títulos, incluida la Libertadores, en trece meses. El histórico 'Fla' de Jesus, una aplanadora ofensiva, tuvo más trofeos que partidos perdidos (4).

- "Premio al ataque" -

Con buena parte de la plantilla que el luso dirigió, salvo la llegada del chileno Mauricio Isla y la salida de Rafinha, Ceni supo recomponer el equipo frente a las eliminaciones tempranas en la Libertadores y la Copa de Brasil, y liderar una remontada fulminante en las últimas fechas (cinco triunfos en siete partidos).

"Sin ser hegemónico y brillante como en la temporada de Jorge Jesus, el Flamengo es campeón por la innegable superioridad técnica" de sus jugadores, escribió el comentarista Paulo Vinicius Coelho en el diario Folha de Sao Paulo.

Pocos equipos en América se dan el lujo de tener once internacionales en su nómina: los brasileños Diego Alves, Filipe Luís, Rodrigo Caio, Pedro, Everton Ribeiro, Willian Arão, Diego Ribas, Bruno Henrique y Gabriel Barbosa "Gabigol", el uruguayo Giorgian de Arrascaeta y el chileno Isla.

"Son tipos consagrados, que ganaron muchas cosas en Europa y aquí, pero tienen placer y voluntad (...) Te entregan todo en el campo", destacó Ceni.

Entre Gabigol y Pedro anotaron 27 de los 68 goles (18 menos que en el Brasileirao-2019) que consagraron a la ofensiva del 'Fla' como la mejor del torneo.

Los atacantes hallaron en De Arrascaeta a un asistidor de lujo que supo complementarse con los experimentados Diego y Everton Ribeiro.

"El bicampeonato rojinegro es un premio al ataque, a la búsqueda del gol", sostuvo Coelho.

La defensa, sin embargo, quedó en duda pese a la experiencia de Rodrigo Caio, Filipe Luís e Isla. Aunque con Jesus no era sinónimo de cerrojo, los errores de los hombres de atrás, incluido el portero Hugo, les costaron puntos ante rivales menores.

- Consolidación de un proceso -

El séptimo título liguero -el 'Fla' reivindica ocho, al reclamar el de 1987 que la justicia le otorgó a Sport Recife- también es un bálsamo en tiempos de incertidumbre financiera debido a la pandemia.

Para efectos presupuestarios, en la temporada 2020 la directiva esperaba quedar al menos en el segundo lugar del Brasileirao, llegar a semifinales de Libertadores y a la final de la Copa de Brasil. Apenas se superó la primera meta.

"Financieramente, el Flamengo tiene una situación administrable", precisó Rodrigo Capelo, periodista especializado en negocios deportivos, en una columna en el portal Globo Esporte.

La tranquilidad en tiempos de padecimientos económicos es el resultado de una estrategia empresarial y deportiva que inició con una gestión de austeridad en 2013, tras multimillonarias deudas que esfumaban noticias alentadoras.

Los frutos de aquel plan empezaron a dar frutos y el Mengão empezó, en 2016, a formar la base que hoy lo hace sonreír. La meta, ahora, es el tricampeonato.