Fuglsang y Pinot se apuntan a las duras Boucles Drôme-Ardèche

París (AFP) –

Anuncios

Recortar las etapas y endurecer los finales: la apuesta de los organizadores de las Boucles Drôme-Ardèche, obligados en parte por el covid-19, ha seducido a varios grandes nombres como Jakob Fuglsang y Thibaut Pinot, a los que se espera este fin de semana en las carreteras de los dos departamentos del este de Francia.

Hasta once equipos del World Tour estarán el sábado en la salida de la Clásica del Ardèche y el domingo en la Clásica del Drôme. Y aunque el suizo Marc Hirschi (UAE-Team Emirates), anunciado en un primer momento, no tomará parte finalmente, varios invitados de última hora sustituirán al vigente campeón de la Flecha Valona.

El danés Jakob Fuglsang, un seguro de vida en las carreras de un día (cuenta en su palmarés con la Lieja-Bastoña-Lieja y el Giro de Lombardía), estará en la salida de ambas carreras.

Y Thibaut Pinot, que volvió a competir recientemente en el Tour de los Alpes Marítimos y del Var, participará el domingo en la Clásica del Drôme.

Los vigentes campeones, Rémi Cavagna (Ardèche, Deceuninck-Quick Step) y Simon Clarke (Drôme, Team Qhubeka Assos), también cuentan con dorsal para intentar revalidar sus victorias, así como Guillaume Martin (Cofidis).

A falta de los ánimos del público, en un evento que tendrá lugar a puerta cerrada, los grandes nombres se han visto atraídos, quizá, por el remozado recorrido en el Drôme, y recortado tanto el sábado como el domingo.

El final de la Clásica del Drôme es "completamente inédito", con "cotas cortas y empinadas que se encadenan". Después del muro de Allex, ya subido en otras ediciones, los ciclistas deberán escalar la cota de la Calandre (1,3 km al 6,5% con un pico del 10%), el muro de Eurre (700m al 9% y un pico de más del 20%) y un último rompepiernas, "menos significativo", analizó Guillaume Delpech, presidente del comité de organización.

En Ardèche, de su lado, el recorrido será parecido al de los años anteriores.

En total, el pelotón recorrerá 171 km el sábado y 177 el domingo. Unas distancias reducidas "voluntariamente, en vista de la dificultad del recorrido", aseguró Delpech.