Valentino Rossi, todavía piloto de MotoGP pero diseñando su futuro

Doha (AFP) –

Anuncios

Por primera vez desde hace una eternidad ya no es piloto de una escudería principal: transferido tras la pasada temporada del equipo oficial Yamaha a su satélite SRT, Valentino Rossi resiste en la MotoGP, pero cada vez más pensando en la retirada y cómo será su vida en el futuro.

Durante bastante tiempo se pensó que 'Il Dottore' iba a retirarse después del Mundial de 2020, pero la temporada acortada y condicionada por la pandemia del covid-19, junto a resultados decepcionantes, le incitaron a continuar un poco más su camino.

Rossi aceptó intercambiar posiciones con Fabio Quartararo. La joven promesa francesa de 20 años competirá en 2021 con una Yamaha oficial y el veterano italiano de 42 años estará en la pista con la escudería satélite, con medios más reducidos, pero con la misma moto que los pilotos oficiales.

"No compito únicamente para pasar el tiempo", aseguró el italiano en una videoconferencia de prensa a principios de marzo.

"Es una temporada muy importante para mí ya que vengo de dos años por debajo de mis esperanzas, especialmente sobre los resultados", afirmó.

"Quiero intentar ser competitivo y más fuerte que en las dos últimas temporadas, pelear por los podios y por ganar carreras", decía Rossi, cuya última carrera ganada se remonta a 2017 y que apenas sumó tres podios en 2019 y 2020.

- "Muy, muy orgulloso" de la VR46 Academy -

Si consigue ser "competitivo" durante la primera parte de la temporada, que comienza el domingo en Catar, Rossi debería decidir durante el parón de mitad de temporada continuar un año más. Si no, pondría en principio punto final a su carrera al término de la temporada de 2021.

Ocurra lo que ocurra, su legado en el motociclismo es indudable, con su estatus de leyenda viva por sus nueve títulos de campeón mundial, siete de ellos en la categoría reina, y su ejército de fans.

Pero la herencia también es más concreta con la VR46 Academy, una estructura formadora y de entrenamiento para jóvenes pilotos, que Rossi creó e impulsó.

"Estoy muy, muy orgulloso porque he visto que la representación italiana (en la MotoGP este año) está compuesta por cinco o seis pilotos (en realidad son siete) y que cuatro, incluyéndome a mí, proceden de la academia", declaró a la AFP, con una enorme sonrisa, durante los ensayos de pretemporada a principios de marzo en Catar.

"Para nosotros es genial. Estamos muy orgullosos de nuestro trabajo, yo y todo el cuerpo técnico de la academia, porque tener a Franco (Morbidelli), Pecco (Bagnaia) y Luca (Marini, su medio hermano) en la MotoGP es fantástico. Parece que trabajamos bien y que nuestros pilotos son muy rápidos. Creo que pueden ser competitivos", afirmó.

Es seguramente el caso de Morbidelli, subcampeón mundial de 2020, el más relevante. Será compañero de equipo de Rossi en Yamaha-SRT y es citado frecuentemente entre los favoritos para ser campeón de MotoGP en 2021.

Rossi y Morbidelli son amigos desde hace mucho tiempo y creen poder separar la competencia deportiva de su vida privada.

- "Luchar en la pista y continuar siendo amigos" -

"Estoy muy contento con ser su compañero de equipo ya que es una situación interesante e inesperada", asegura el nueve veces campeón mundial. "No será fácil de gestionar porque tu compañero de equipo es también tu primer rival. Para pelear en la pista y continuar siendo amigos hay que tener una amistad de verdad. No será sencillo pero creo que podemos conseguirlo", afirmó.

Bagnaia, ascendido a los mandos de una Ducati oficial, también parece poder hacer ruido esta temporada, mientras que Marini, subcampeón de Moto2 el año pasado, intentará ganar experiencia en la élite con una modesta Ducati-Avintia.

El propio Marini lleva los colores del "SKY Racing Team VR46", el equipo fundado por Rossi, que contrata a pilotos de Moto2 y los patrocina. ¿Un primer paso hacia una entrada de la escudería en la categoría reina?

Conociendo los lazos de Yamaha con Rossi (que pilotó para la marca japonesa en 2004-2010 y de nuevo desde 2013) y el hecho de que su contrato con su satélite SRT termina a finales de 2021, la opción de una alianza está encima de la mesa.