Rublev y Tsitsipas, a por su primer Masters 1000 en la final de Montecarlo

Mónaco (AFP) –

Anuncios

Dos jugadores del 'Top 10' mundial, el ruso Andrei Rublev (8º) y el griego Stefanos Tsitsipás (5º), buscarán el domingo su primer título en un Masters 1000, en la final del torneo de Montecarlo, del que se habían despedido en los últimos días los favoritos Rafael Nadal, Novak Djokovic y Daniil Medvedev.

Rublev no encontró dificultades para derrotar este sábado en semifinales al noruego Casper Ruud (27º), por 6-3, 7-5. El griego Stefanos Tsitsipas se había impuesto previamente al británico Daniel Evans (33º), por 6-2, 6-1.

Rey de los ATP 500 con cuatro títulos de ese nivel el año pasado (Adelaida, Hamburgo, San Petersburgo y Viena) y uno más este año (Rotterdam), Rublev no había alcanzado nunca la final de un torneo superior.

Jugó por primera vez una semifinal de un Masters 1000 a principios de mes en Miami y alcanzó cuatro cuartos de final de torneos del Grand Slam (US Open 2017 y 2020, Roland Garros 2020, Abierto de Australia 2021).

El griego de 22 años, Tsitsipas, que todavía no ha cedido ningún set en el torneo, tratará de que Rublev, que eliminó al español Rafael Nadal el viernes en cuartos, no le sorprenda y poder suceder al italiano Fabio Fognini en el palmarés de la prueba monegasca, la primera de importancia en la temporada de tierra batida.

Tres veces semifinalista en un Grand Slam, vencedor del Masters de fin de año en 2019, dos veces finalista de un Masters 1.000 (Canadá en 2018 y Madrid en 2019), Tsitsipas ganó cuatro torneos ATP 250 (Estocolmo en 2018, Marsella y Estoril en 2019, Marsella en 2020), pero ninguno de categoría más elevada.

- El camino hasta la final -

Sin ceder ningún set, Tsitsipas ni siquiera sufrió durante el torneo monegasco. Tras dos 6-3, 6-4 (1h24 y 1h40, respectivamente) frente al ruso Aslan Karatsev y el chileno Christian Garín, y un abandono de su contrincante, el español Alejandro Davidovich (que perdía 7-5 al cabo de una hora), el número 5 del mundo ganó con facilidad el sábado al verdugo de Novak Djokovic, Daniel Evans (6-2, 6-1).

Enfrente, Rublev venció con facilidad a Salvatore Caruso (6-3, 6-2, 1h08), antes de encadenar batallas épicas tanto psicológica como físicamente contra Roberto Bautista (7-6, 5-7. 6-3, 2h44) y Rafael Nadal (6-2, 4-6, 6-2 2h13).

El sábado, el ruso lo tuvo más fácil frente a Casper Ruud (6-3, 7-5 en 1h20).

En total, Rublev pasó 7h44 sobre la pista por 5h13 de Tsitsipás, 2h31 más.

- Declaraciones antes del gran partido -

"Sé que tendré que llevar mi nivel de juego al límite", añadió Stefanos Tsitsipas, añadiendo que aún "me queda mucha gasolina y energía".

El jugador griego fue más enigmático al declarar que "le han pasado muchas cosas bonitas a mi familia en Mónaco y quiero mantener esa tradición", tras lo que afirmó que se refería a su madre pero que diría más el domingo.

Finalmente "se trata de saber cuánto deseo la victoria. Es un tema de determinación, de tener la voluntad para conseguir lo que quiero", aseguró.

Rublev, por su parte, consideró haber aprendido la lección por su derrota en semis de Miami: "perdí por mis emociones", reveló al tiempo que decía haber podido "mantener la cabeza fría" en Montecarlo.

"Así conseguí vencer a Roberto (Bautista) a pesar de ir perdiendo. Así gané también a Rafa (Nadal) cuando me empató el set. E incluso hoy (sábado) no perdí la concentración", afirmó.

Primer ruso que llega a la final de Montecarlo desde la victoria de Andréi Chesnokov en 1990, Rublev se espera un "partido difícil" frente a un adversario al que se ha enfrentado seis veces (tres victorias para cada uno). El año pasado se enfrentaron tres veces (2-1 para Tsitsipas) pero su último duelo, en Rotterdam, se lo llevó el ruso. "Pero siempre fueron ajustados", afirmó Rublev.