El rugby, ¿un deporte especialmente expuesto al covid-19?

Toulouse (Francia) (AFP) –

Anuncios

Después de los contagios en la selección francesa durante el Torneo de las Seis Naciones, cuatro partidos del Top 14 -el campeonato galo de rugby- se aplazaron este fin de semana por el covid-19: deporte de contacto por excelencia, ¿está el rugby más expuesto que el resto? Sí y no, responden los médicos.

Por lo general apretados los unos con los otros en un gran momento de comunión patriótica, los jugadores se vieron obligados en el último Seis Naciones a mantener un metro de distancia en la ceremonia de los himnos.

Recibida con resignación por algunos, la medida confundió: ¿qué sentido tiene hacer eso antes de un partido que va a durar 80 minutos?

"No es paradójico. Son estadísticas", asegura el doctor Bernard Dusfour, presidente de la comisión médica de la Liga Nacional de Rugby francesa. "Hay que evitar multiplicar los riesgos. Por tanto, solo toleramos los contactos esenciales para la práctica del juego".

¿Realmente se puede contraer el covid al empujar en el scrum, cabeza contra cabeza, o lanzándote en cuerpo y alma en un ruck? "El wing que permanece un poco en su ala se expone necesariamente a menos riesgos que los jugadores de primera línea de combate", opina el doctor.

Su colega Philippe Izard, médico del equipo Stade Toulousain, piensa diferente: "No creo que la práctica del rugby en sí tenga más riesgo que otros deportes. Hacer un 'tackle' a alguien o empujarlo no es en sí algo sumamente contaminante. Y los scrums no son tan frecuentes y apenas duran unos segundos".

Además, apunta, "es un deporte que se practica al aire libre, lo que es muy favorable en cuanto a contagiosidad porque sabemos que es sobre todo en ambientes cerrados donde se propaga el virus".

- Plantillas amplias -

De todas maneras, el rugby parece más golpeado por el covid que otro deporte colectivo en exteriores como el fútbol.

Doce jugadores del XV de Francia contrajeron la enfermedad en pleno Seis Naciones. Y se han aplazado muchos partidos de la liga francesa desde el comienzo de la temporada, incluidos cuatro de los siete de la 21ª fecha luego de que salieran a la luz casos positivos en tres clubes diferentes.

Las enormes plantillas de los clubes del Top 14 pueden ser un motivo, señala el doctor Izard: "No es como en el básquetbol. Se entrenan casi cuarenta jugadores".

Para limitar sus interacciones fuera del terreno de juego, el doctor del Stade Toulousain dividió en tres el vestuario del equipo y redujo el tamaño de las mesas de la cantina, ventilada lo máximo posible, así como el gimnasio.

"Los verdaderos momentos de contagiosidad de un grupo son fuera del rugby, cuando comen o beben juntos", explica, consciente de que los clubes no pueden controlar todo lo que hacen sus jugadores más allá de los partidos y los entrenamientos.

"Aquí reducimos el riesgo al máximo, pero no sabemos demasiado de lo que pasa en sus hogares", reconoce. "No podemos decir a los chicos que no vean a sus hijos o no vayan a buscarlos a la escuela".

El Top 14 ha sufrido esta nueva ola de aplazamientos mientras los indicadores se encuentran en niveles muy elevados en Francia.

"Seguimos la evolución de la epidemia nacional", observa el doctor Dusfour. "Hay más casos en este momento, no es sorprendente encontrarse con más partidos aplazados". El jugador de rugby también es una persona normal y corriente.