Rayo de esperanza para la recuperación económica en Alemania tras túnel pandémico

Berlín (AFP) –

Anuncios

¿La economía alemana ve la luz al final del túnel? Alemania prevé una recuperación más fuerte de lo previsto en 2021, después de un esperado retroceso en el primer trimestre debido a las restricciones por la pandemia.

"Hay motivos para ser optimista", dijo el sábado al grupo de prensa regional Funke el ministro de Economía, Peter Altmaier, que publicará el martes sus nuevas previsiones de crecimiento para la mayor economía de Europa.

En enero todavía apostaba por un 3% para este año, después de una caída histórica del 4,9% del PIB debido a la crisis sanitaria de 2020.

Pero "las cifras actuales muestran que será un poco más", advirtió el ministro, satisfecho con una "evolución de la economía más sólida de lo esperado".

Según la prensa alemana, el gobierno elevará su pronóstico al 3,5% este año y a 3,6% en 2022.

Los principales institutos económicos ya eran más optimistas que las autoridades a mediados de abril, y auguraban un crecimiento del 3,7%.

- "Repunte" -

"En cuanto se descarte el riesgo de infecciones, la economía experimentará un fuerte repunte", aseguraron.

Por el momento lo frena las restricciones impuestas contra el nuevo coronavirus.

Alemania ha cerrado sus cafeterías, bares, restaurantes y lugares culturales y de ocio en noviembre, y gran parte de los comercios en diciembre.

En abril detuvo una tímida reapertura, debido a un aumento en la tasa de incidencia en el país (la evolución de los casos diarios por cada 100.000 habitantes).

Como consecuencia el PIB debería caer un 1,8% en el primer trimestre, según las previsiones de los institutos económicos. Las cifras oficiales se darán a conocer el viernes.

Pero varios factores son esperanzadores.

La campaña de vacunación se acelera progresivamente después de un comienzo lento. Casi una cuarta parte de la población recibió la primera dosis y el 7,2% son completamente inmunes.

Pero es sobre todo la resistencia de la industria, pilar de la economía, lo que alimenta el optimismo.

El sector, muy dependiente de las exportaciones, se beneficia de la recuperación mundial, especialmente en China y Estados Unidos.

"La industria sigue funcionando a toda máquina", dijo a la AFP Carsten Brzeski, analista del banco ING.

La producción industrial experimentó dos meses de caída en enero y febrero, debido a "efectos excepcionales" relacionados con el Brexit, pero las cifras de marzo deberían ser positivas, estima el experto.

Y el sector se beneficiará de los "planes de estímulo estadounidenses y europeos", que respaldarán su cartera de pedidos.

-"120.000 comercios" amenazados -

El gobierno prevé una vuelta a niveles prepandémicos "a más tardar en 2022".

Pero la crisis dejará huellas: el potencial de producción del país quedará mermado hasta 2024, según los institutos económicos.

Y los sectores más afectados tendrán dificultades para levantarse. La federación de comerciantes HDE estimó recientemente en "120.000" el número de comercios en "peligro existencial".

El ministerio de Economía quiere prolongar sus ayudas de emergencia hasta finales de año y examina la posibilidad de brindar un apoyo adicional para los sectores más afectados.

Por lo tanto Alemania se verá obligada a dejar subir la deuda, después de años de austeridad presupuestaria.

El país tomará prestada la suma récord de 240.200 millones de euros (290.000 millones de dólares) en 2021 y suspenderá en 2022, por tercer año consecutivo, su sacrosanta regla de freno de la deuda (que impone que el Estado federal no pida prestado más del 0,35% de su PIB cada año).

Este cambio es motivo de debate en un país acostumbrado desde hace tiempo al rigor presupuestario, cuando faltan pocos meses para las elecciones legislativas en septiembre.

Los conservadores quieren volver cuanto antes a la regla, mientras que los socialdemócratas y los verdes prefieren modificarla.