El PIB de España se contrajo un 0,5% en el primer trimestre

Madrid (AFP) –

Anuncios

El Producto Interior Bruto (PIB) de España se contrajo un 0,5% en el primer trimestre de 2021, marcado por un endurecimiento de las restricciones sanitarias y una inusual ola de frío y nieve, según la estimación oficial provisional publicada este viernes.

El gobierno pronostica un fuerte reimpulso de la actividad económica en 2021, con una previsión de crecimiento del 6,5% del PIB tras haberse hundido un 10,8% en 2020, una de las mayores caídas entre los países desarrollados.

Este repunte se vio frenado por las restricciones decretadas desde octubre de 2020 para poner coto a las sucesivas olas de la pandemia: en el último trimestre del año pasado registró un crecimiento nulo y en el primero de 2021 una pérdida del 0,5%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En términos interanuales, el PIB de la cuarta economía de la zona euro reculó un 4,3% respecto al primer trimestre del año anterior.

Entre enero y febrero, la economía española se vio lastrada por nuevas restricciones impuestas para luchar contra el rebrote de contagios detectado después de las fiestas navideñas, que afectaron especialmente sectores como el turismo y la restauración.

Además, el país se vio azotado por la tormenta Filomena, un inusual temporal de nieve y frío que paralizó Madrid e importantes áreas del país durante diez días en enero.

Este primer trimestre menos dinámico de lo esperado llevó al gobierno a revisar a la baja su previsión de crecimiento para 2021 del 7,2% al 6,5% interanual.

Este pronóstico se asemeja al del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé un crecimiento del 6,4% de la economía española en 2021, la subida más fuerte entre los países desarrollados junto a Estados Unidos.

Para 2022, el gobierno español de Pedro Sánchez augura un crecimiento del 7%.

Estas turbulencias económicas impactaron en el frágil mercado laboral español, que terminó 2020 con más de medio millón de desempleados suplementarios, particularmente en el turismo y la restauración.

A finales de marzo, el desempleo alcanzaba el 15,9% de la población activa, una tasa que no tiene en cuenta a las 740.000 personas todavía incluidos en los planes de desempleo parcial habilitados y financiados por el gobierno para evitar despidos masivos por la pandemia.