Londres mantiene su plan de COP26 "presencial" en Glasgow pese al covid-19

Londres (AFP) –

Anuncios

El Reino Unido confirmó el viernes que la cumbre sobre el clima COP26, "última esperanza" para evitar un alza descontrolada de la temperatura global, se celebrará en persona en noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow pese a la pandemia.

El gobierno de Boris Johnson, determinado a convertirse en campeón en la lucha contra el cambio climático, ha puesto muchas esperanzas en esta cita, inicialmente prevista para noviembre de 2020 y aplazada por la pandemia, que debe reunir a líderes de 196 países, además de a representantes de empresas, oenegés y expertos.

Predicando con el ejemplo, se ha comprometido a alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, lo que implicará una gran transformación de la economía británica. Y empezará por reducir para 2035 sus emisiones de gases con efecto invernadero en un 78% respecto a los niveles de 1990.

Con esto espera alentar a otros países a anunciar ambiciosos objetivos, una tarea diplomática que no será fácil para el presidente de la COP26, el británico Alok Sharma.

"Siempre he defendido la necesidad de una COP presencial (...) así que estamos planeando una cumbre en persona", anunció este viernes durante un discurso cuando faltan seis meses para la cita, prevista del 1 al 12 de noviembre.

"Garantizamos que la seguridad de los delegados será primordial", afirmó, consciente de que, aunque la situación sanitaria en el Reino Unido ha mejorado mucho, varios países siguen temiendo que sus representantes no puedan asistir, por lo que algunos pidieron que el encuentro se celebrara en línea.

Trabajando con la ONU y las autoridades locales, los organizadores prometieron tomar medidas para que la cumbre transcurra "con total seguridad", incluyendo pruebas y vacunas, afirmó Sharma.

El Reino Unido ya organizó la semana pasada la primera reunión presencial en dos años de los ministro de Relaciones Exteriores del G7, grupo de las siete mayores economías presidido en 2021 los británicos.

Pese a que el canciller indio, Subrahmanyam Jaishankar, que había viajado a Londres invitado al encuentro, tuvo que participar finalmente en línea tras detectarse casos de covid-19 en su delegación, otros asistentes subrayaron la importancia de los contactos cara a cara para avanzar en negociaciones diplomáticas.

Los jefes de estado y de gobierno del G7, incluido el presidente estadounidense Joe Biden, también tienen previsto reunirse en persona en la región inglesa de Cornualles, del 11 al 13 de junio.

- 1,5ºC "en la mente de todos" -

La cumbre de Glasgow es la "última esperanza" de limitar el aumento de la temperatura media global por debajo de 1,5°C respecto a la era preindustrial, umbral a partir del cual los científicos creen que el cambio climático sería incontrolable, subrayó Sharma.

Según la ONU, las emisiones de gases con efecto invernadero tendrían que reducirse casi un 8% cada año para mantenerse dentro del aumento global de 1,5°C, lo que equivaldría a ahorrar la misma cantidad de emisiones cada año hasta 2030 que durante la pandemia.

Las organizaciones ecologistas aplaudieron el compromiso británico.

"Alok Sharma tiene toda la razón" al querer "mantener el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados", comentó Kate Blagojevic, responsable sobre clima de Greenpeace.

"Este objetivo debe estar en la mente de todos los líderes mundiales y servir de base para todas las decisiones que tomen", añadió, llamando a los países a intensificar su acción ahora.

Sin embargo se mostraron muy críticos con el ejecutivo de Johnson que, pese a las grandes declaraciones, fue fustigado recientemente por algunas decisiones controvertidas.

"El Reino Unido no puede reclamar el liderazgo climático en el extranjero mientras en su país el gobierno sigue manteniendo una nueva mina de carbón en Cumbria o el bloqueo de la planificación de la energía eólica terrestre inglesa", afirmó Blagojevic.

Por su parte, Tracy Carty, asesora de política climática en Oxfam, denunció que Londres respalde nuevas explotaciones de petróleo y gas en el Mar del Norte.

Sharma subrayó también la necesidad de una mayor financiación climática para ayudar a los países vulnerables.

"La próxima cumbre del G7 es una oportunidad de oro para que las naciones que aún no lo han hecho anuncien un aumento significativo de la financiación para el clima hasta 2025", consideró Carty.