Con notables ausencias, el Congreso Mundial del Móvil espera superar los 30.000 asistentes

Barcelona (AFP) –

Anuncios

Después de cancelar su edición 2020 por la pandemia, el Congreso Mundial del Móvil (MWC) espera reunir a finales de junio al menos 30.000 personas físicamente en Barcelona en una versión híbrida con numerosas empresas que participarán únicamente de forma virtual.

Celebrado habitualmente a finales de febrero en esta ciudad española, el congreso, gran encuentro anual de la industria móvil, suele reunir 100.000 personas.

"No hay duda que el MWC 2021 tendrá un aspecto algo diferente (...) En un año normal estaría hablando de récords: +habrá un nuevo récord, habrá más gente+... Bueno, este año no", reconoció este jueves en rueda de prensa John Hoffman, director ejecutivo de GSMA, la asociación internacional de teleoperadores que organiza el congreso.

"¿Cuánta gente habrá? Realmente no lo sabemos, pero confiamos que 30.000, 40.000 o puede que incluso 50.000 personas acudan al MWC 2021 en persona", añadió Hoffman.

Confiando en una mejor situación sanitaria, en esta ocasión se retrasó del 28 de junio al 1 de julio y se concibió un formato híbrido con una parte presencial y otra virtual.

Los organizadores cuentan con 300 expositores y 600 oradores, un 70% en persona.

Compañías relevantes como Samsung, Amazon, Intel o Lenovo renunciaron a acudir físicamente. La china Huawei es el mayor fabricante con presencia en el evento.

"No podemos decir nada. Ellos toman sus decisiones y nosotros, las nuestras. Pero deben saber que vendrán muchas compañías realmente punteras", dijo Hoffman.

La deserción de grandes empresas en 2020 llevó a sus organizadores a cancelar a última hora el congreso, una decisión incomprendida cuando la pandemia todavía no había estallado en Europa.

"Fue una decisión muy dura, pero fue la decisión adecuada", dijo el director general de GSMA, Mats Granryd, que alabó el papel jugado por la industria móvil durante la pandemia.

"El ecosistema móvil ha jugado un rol central, creando una conectividad ininterrumpida por la que todos hemos sido capaces de socializar, de trabajar. Esto ha empujado realmente nuestra industria", afirmó.

A pesar de la caída de los participantes, Granryd confió en que el congreso sirva para cerrar lucrativos negocios dentro de la industria que, según él, es la función principal del evento.

"Antes, muchas compañías mandaban 200-300 profesionales. Ahora puede que sean cinco, pero serán los cinco adecuados (...) Esperamos que podremos llevar a cabo muchos encuentros de negocios buenos y sólidos", afirmó.