El golpe de Estado aplaza apertura de biblioteca ecológica para huérfanos en Birmania

Rangún (AFP) –

Anuncios

Una humilde biblioteca construida con desechos plásticos para huérfanos en la ciudad más grande de Birmania permanece sin libros ni archivos. Debía empezar a recibir a los jóvenes lectores meses atrás, pero su apertura se aplazó por el sangriento golpe de Estado en el país.

El proyecto de biblioteca en Taikkyi, un barrio en el norte de Rangún, comenzó a construirse en diciembre de 2020 como una iniciativa de la ONG Clean Yangon (Rangún Limpio) y utilizó para ello plásticos descartados aportados por la comunidad local.

Parece una casa de muñecas, con techo en forma de A y paredes multicolor construidas con "ecobloques" insertados en marcos de metal.

Equipos de voluntarios fabricaron los bloques con desechos plásticos, como bolsas de papas tostadas, recortados en tiras finas con las que se rellenan botellas de refrescos.

"Se toma al menos una hora para fabricar un ecobloque de un litro. Utilizamos 5.000 ecobloques para construir este edificio", contó el voluntario Zar Yar Tun a la AFP.

Se esperaba que la biblioteca abriera este año, pero el derrocamiento de la gobernante civil Aung San Suu Kyi, el 1 de febrero pasado, hundió a Birmania en la turbulencia política y paralizó su economía.

El golpe puso fin al experimento democrático de una década, tras medio siglo de mando militar.

Pero la población civil no ha querido renunciar a las libertades que había alcanzado, por lo que salió a las calles en protestas masivas y huelgas, que los militares aplastaron con fuerza letal, dejando más de 800 muertos.

Como resultado de la turbulencia, es posible que haya que esperar aún más tiempo para que la biblioteca se llene con libros infantiles, lamentó Eric, otro voluntario.

"Ahora todo está cambiando, sentimos que estamos perdiendo nuestra libertad", declaró Eric a la AFP.

Aún así, el proceso de construir la biblioteca fue un aprendizaje valioso para los niños del orfanato.

"Los niños (aquí) no tiran fácilmente el material plástico. Construimos esta biblioteca delante de ellos para que aprendieran" sobre la protección del ambiente, agregó Eric.

En Birmania, las bolsas y botellas plásticas descartadas a menudo cubren las orillas de las carreteras y atascan las alcantarillas.

Según la evaluación de un grupo ambientalista, a diario ingresan 119 toneladas de desechos plásticos al río Ayeyarwady de Birmania, lo que lo convierte en uno de los afluentes más contaminados del mundo.

Zan Zan Tae Oo, de 27 años, quien aportó 150 ecobloques al proyecto de biblioteca, se muestra orgullosa de la edificación.

"Ahora sé más sobre cómo agregar valor al material descartado", declaró la joven a la AFP.

- Escuelas ecológicas -

La tendencia de los ecobloques comenzó en 2005 en Guatemala, cuando poblados se vieron llenos de basura plástica y no tenían sistemas de recolección de desechos.

Desde entonces, el concepto se volvió global.

Seis años atrás, la Badana Aid Foundation, de Birmania, comenzó a construir aulas escolares con ecobloques, primero en una escuela al sur de la ciudad antigua de Bagan, seguida de otra cerca del lago Inle en 2018.

La organización caritativa construye actualmente una tercera escuela con ecobloques en la localidad de Blaing Thar Yar, en Rangún.

Deberá estar concluida a finales de julio, y tendrá tres aulas para recibir a hasta 90 alumnos.

A diferencia de la biblioteca, en la cual las botellas de los ecobloques están expuestas, en las escuelas las botellas están recubiertas de cemento.

"Si se observa de afuera, la gente no sabe que fue construida con bloques de plástico", comentó a la AFP el donante y gerente de la construcción, Win Thu Ya.

Los proyectos con ecobloques han cambiado la percepción de las comunidades sobre los desechos.

"Ahora la gente entiende que el plástico tiene un valor y que puede ser útil para construir algo" duradero, aseguró Win Thu Ya.