Involucran a periodistas en investigación a opositora Chamorro en Nicaragua

Managua (AFP) –

Anuncios

Al menos seis periodistas fueron citados por el Ministerio Público (fiscalía) en Nicaragua en el marco de una investigación contra la aspirante presidencial Cristiana Chamorro, a quien el gobierno del presidente Daniel Ortega señala por lavado de dinero.

"Yo no sé de qué me pueden acusar, no sé en calidad de testigo de qué estoy aquí. No sé de qué lavado de dinero hablan", dijo la corresponsal de Univisión María Lili Delgado, una de las citadas. Le avisaron que pueden volver a convocarla.

La citación "urgente" fue enviada el lunes a Delgado, a la periodista Verónica Chávez, copropietaria del medio digital 100% Noticias; a Roberto Cárcamo, de ABC stereo; y al empresario Fabio Gadea, propietario de Radio Corporación, una de las más antiguas del país.

Además se citó a los periodistas Lourdes Arróliga y Guillermo Medrano, que trabajaban en la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), que cerró operaciones en febrero afectada por una ley que exigía reportar la recepción de fondos recibidos del exterior y declararse como agente extranjero.

Los comunicadores se rehusaron a declarar sin la presencia de un abogado. Pero se les advirtió que si pasaban con un defensor se les iba a cambiar la condición "de testigo a imputado", denunció Delgado, quien en algún momento laboró para la FVBCH.

Explicó que su relación con la ONG fue en la coordinación de medios y capacitación a periodistas. "Eso no es delito", aseveró.

La indagatoria se inicio el pasado viernes luego de que el gobierno vinculara a Cristiana Chamorro con el lavado de dinero a través de la fundación que lleva el nombre de su madre (la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997) y cuya actividad es la promoción de la libertad de expresión.

#photo1

Ese mismo día la policía allanó las oficinas del medio digital Confidencial, que dirige su hermano Carlos Fernando Chamorro, quien dio cobertura a las prolongadas protestas contra el gobierno de 2018 y que se saldaron con 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Para Ortega se trató de un "fallido golpe de Estado" promovido desde Estados Unidos.

Chamorro consideró la causa en su contra como "una burda farsa" y denunció que sus cuentas bancarias fueron congeladas y se le levantó el sigilo bancario.

La aspirante presidencial tiene un 13,3% de respaldo ciudadano, según un sondeo en enero de la firma Cid Gallup, y se perfila como contrincante de Ortega, en el poder desde el 2007 y quien, según sus opositores, intentará un cuarto mandato consecutivo.

Con un proceso judicial abierto, Chamorro podría quedar fuera de la contienda electoral del 7 de noviembre, según las leyes de Nicaragua.