Dixon contra la nueva generación en las 500 Millas de Indianápolis

Indianapolis (Estados Unidos) (AFP) –

Anuncios

Seis veces campeón de la serie IndyCar, el piloto neozelandés Scott Dixon se ha marcado como gran objetivo ganar el domingo las 500 Millas de Indianápolis, donde jóvenes como el español Alex Palou y el mexicano Pato O'Ward aspiran a coronarse en esta mítica carrera.

A sus 40 años, Dixon tiene más títulos de IndyCar que nadie (2003, 2008, 2013, 2015, 2018, 2020) pero solo se ha impuesto una vez, hace 13 años, en el emblemático óvalo de 2,5 millas (4 km) del Indianapolis Motor Speedway.

"Volver a ganar aquí es el primer objetivo que nos fijamos como equipo, luego te centras en el campeonato. Eso nunca ha cambiado", explicó el piloto del equipo Chip Ganassi Racing.

El neozelandés partirá desde la primera posición de salida de la edición 105 de la carrera, al igual que hizo en su triunfo en 2008, pero no podrá confiarse un segundo en un circuito en el que ha terminado segundo en tres ocasiones.

En agosto de 2020, Dixon llegó a liderar la prueba durante 111 vueltas (de 200) antes de terminar por detrás del japonés Takuma Sato, que ya había vencido en 2017.

"El año pasado fue frustrante. pero este lugar no me debe nada", afirmó. "Tengo que seguir llamando a esa puerta y ojalá que un día, pronto, se abra".

Junto a Dixon saldrán en la primera fila de la parrilla el estadounidense Colton Herta (2º) y el holandés Rinus VeeKay (3º), que esta temporada ya han logrado victorias en IndyCar.

- Rivalidad generacional -

A sus 21 y 20 años, Herta (Andretti Autosport) y VeeKay (Ed Carpenter Racing) forman parte de un grupo de jóvenes y ambiciosos pilotos que llama a la puerta del relevo.

Ambos podrían convertirse en los ganadores más jóvenes de la carrera, al igual que el mexicano Pato O'Ward, que cumplió 22 años el pasado 6 de mayo.

Todos ellos intentarán batir la marca del estadounidense Troy Ruttman, que sigue siendo el campeón más joven de las 500 Millas con 22 años y 80 días (1952).

O'Ward, que partirá desde la cuarta fila (12º), concluyó en el sexto lugar de 2020 y esta temporada logró su primer triunfo en IndyCar en el circuito de Fort Worth (Texas) a principios de mayo.

El español Alex Palou, de 24 años, abrió la campaña con un triunfo en Alabama y saldrá desde la segunda fila (6º).

En cambio, su compatriota Fernando Alonso, doble campeón de Fórmula 1, no competirá este año.

En 2020 el piloto español concluyó en el 21º lugar y se quedó de nuevo sin culminar la llamada Triple Corona del automovilismo, después de sus triunfos en el Gran Premio de Mónaco de F1 y las 24h de Le Mans.

Dentro del grupo de veteranos se incorpora el colombiano Juan Pablo Montoya (Arrow McLaren), bicampeón de las 500 Millas de Indianápolis en 2000 y 2015.

A sus 45 años el expiloto de F1 partirá desde la octava fila (24º) en su primera participación desde 2017, cuando terminó en el sexto lugar.

Otros pilotos experimentados serán dos exganadores brasileños, Tony Kanaan (2013) y Helio Castroneves (2001, 2002, 2009), ambos de 46 años, que arrancarán desde la segunda (5º) y tercera fila (8º) respectivamente.

"Es muy extraño que el tipo que saldrá delante de mí llevaba pañales cuando yo empecé mi primera Indy 500", dijo Kaanan sobre VeeKay, quien logró su primera victoria en la serie IndyCar en el Gran Premio de Indianápolis este mes.

"La edad es solo un número, seguro que podemos arreglárnoslas" para ganar, dijo de su lado Castroneves, que en su vigésima primera salida podría unirse a AJ Foyt, Al Unser y Rick Mears como los únicos ganadores en cuatro ocasiones.

El domingo, el Indianapolis Motor Speedway acogerá de nuevo a unos 135.000 espectadores, un 40% del aforo habitual (400.000), después de que el año pasado la carrera tuviera que celebrarse a puerta cerrada por la pandemia de coronavirus.

El ganador de esa edición, Takuma Sato, dijo que estaba "muy emocionado" por competir ante otra vez ante aficionados.

"Eso es lo que echamos de menos en 2020, los aficionados y el ambiente", dijo Sato. "Era tan triste, tan solitario (...) Fue terrible, para ser sincero".