Mo Farah regresa a la pista en busca del billete a Tokio

Londres (AFP) –

Anuncios

El británico Mo Farah, cuatro veces oro olímpico y 'exiliado' en las competiciones de larga distancia en carretera desde hace cuatro años, realiza el sábado su regreso a un estadio para disputar la Copa de Europa de 10.000 metros en Birmingham, donde busca el billete a los Juegos (23 julio-8 agosto).

Con 38 años, Farah quiere lograr en la capital nipona un quinto título olímpico, tras sus impresionantes 'dobletes' de 5.000-10.000 metros en Londres-2012 y Rio-2016.

Después del Mundial de Londres-2017, el británico decidió abandonar las pruebas en pista y pasar a la carretera para tratar de brillar en el maratón, donde ganó en Chicago en 2018 y tiene un mejor crono personal de 2 horas, 5 minutos y 11 segundos.

Pese a sus esfuerzos, sus resultados en esa nueva etapa no han estado a la altura de los logrados en el pasado dentro de los estadios.

El sábado participa en la Copa de Europa de 10.000 metros, una prueba inicialmente prevista en Londres pero desplazada a Birmingham. Será su primera carrera en pista desde 2017, sin contar su récord de la hora, logrado en septiembre de 2020 en Bruselas (21,330 km).

La carrera sirve igualmente de selección olímpica para el equipo británico de esa distancia.

Para lograr el pasaje a Tokio, Farah debe terminar entre los dos primeros británicos y, sobre todo, cumplir con la mínima internacional (27:28.00).

La Federación Británica de Atletismo se ha guardado el as en la manga de poder seleccionar a un tercer atleta, siempre que consiga la mínima requerida.

- Duros rivales -

El reto no está ganado de antemano para 'Sir' Mo Farah, que debe enfrentarse a una generación de compatriotas muy fuerte: Marc Scott (27 años) y Sam Atkin (28 años) ya tienen el tiempo mínimo clasificatorio en el bolsillo, y el joven Jake Smith (23 años) disputó un maratón impresionante en abril (2h11:00), cuando estaba previsto que fuera allí una simple 'liebre'.

Además, el estado de forma de Farah es una incógnita absoluta tanto por su edad como por su trayectoria de los últimos meses, marcada por su participación en un programa de telerrealidad a finales de 2020.

"Mi entrenamiento va bien. Solo tengo una carrera por delante. A mí me corresponde intentar conseguir el tiempo clasificatorio, se presenta apasionante", indicó a Sky Sports.

"Cuando pienso en la pista me doy cuenta de que la he echado de menos. Esa es una de las razones por las cuales quería regresar y ver si era capaz de defender mi título y de hacer historia", añadió el atleta, cuya reputación se vio en cierta medida dañada por la suspensión en 2019 del que fuera su mentor, el estadounidense Alberto Salazar, con el que rompió su relación laboral en 2017.

Salazar fue castigado por "organización e incitación a una conducta dopante prohibida", sin que sus actos tuvieran relación directa con Farah, según los datos conocidos.