Indígenas de una comunidad mexicana votan pese al asedio de los narcos

Mezquitic (México) (AFP) –

Anuncios

Luego de caminar hasta cuatro horas y desafiando la amenaza de narcotraficantes que acechan sus comunidades, indígenas de una apartada localidad del oeste de México lograron votar en las elecciones legislativas de este domingo.

Los integrantes de la etnia wixárika, una de las más representativas del país por su cultura, se desplazaron hasta el puesto instalado en el municipio de Mezquitic (estado de Jalisco), al que se accede por senderos de tierra.

A través de un intérprete, Valeriano Carillo Cruz, exgobernador tradicional de la comunidad Santa Catarina Cuexcomatitlán, comentó a la AFP que acudía a las urnas con temor.

"Sí, tiene miedo, pero pues está decidido a (...) votar", señaló el traductor en la casilla electoral del poblado de Nueva Colonia, en la Sierra Madre Occidental.

Los moradores identifican la presencia del cártel de Sinaloa -fundado por Joaquín "el Chapo" Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos- y la del Jalisco Nueva Generación.

Ambas organizaciones se disputan un área clave porque ofrece rutas de escape ante eventuales operativos de las autoridades.

Como parte de esta rivalidad, los indígenas de la región denuncian continuos hostigamientos.

En Mezquitic son frecuentes las conversaciones sobre personas armadas que instalan retenes en las carreteras, a bordo de camionetas todoterreno, y despojan a los transeúntes de sus vehículos.

- Candidato secuestrado -

Los lugareños vivieron la violencia electoral con el secuestro de Álvaro Madera López, candidato a la alcaldía local, cuando acudía a una reunión política en un pueblo vecino.

Se ignora el paradero de Madera, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), pese a que cuatro policías municipales están detenidos por este caso.

La candidatura fue asumida por su hermano, Hugo Madera López, quien se esforzó por mantener un bajo perfil.

El aspirante votó en la tarde de este domingo, tras asegurarse de que en la casilla no hubiera mucha gente, comentó una fuente de su partido.

La campaña para los comicios en que fueron elegidos los diputados federales y más de 20.000 cargos locales se saldó con el asesinato de 89 políticos, 36 de ellos candidatos o precandidatos, de acuerdo con la consultora Etellekt.

Las amenazas de los criminales también forzaron a renunciar a dos candidatas a la alcaldía de Jilotlán de los Dolores, también en Jalisco, con lo cual José Manuel Cárdenas, del partido oficialista Morena, quedó como único postulante.

Por falta de condiciones de seguridad, en ese municipio fue imposible instalar este domingo cinco centros de votación, según el Instituto Electoral.

De acuerdo con el censo de 2020, 7,3 millones de habitantes de México hablan alguna lengua indígena, principal criterio para determinar la identidad de ese sector de la población.