Peque Schwartzman, antepenúltimo escollo de Nadal para un 14º título en París

París (AFP) –

Anuncios

Al español Rafael Nadal le quedan tres partidos para volver a reinar en París con un 14º título en Roland Garros, pero antes de pensar en la final del domingo deberá superar, el miércoles en cuartos de final, a un viejo conocido, el argentino Diego Schwartzman.

Será la 12ª ocasión que ambos se vean las caras en un torneo del circuito ATP y por el momento, los números son claramente favorables para el español, de 35 años recién cumplidos: solo en una ocasión (en Roma el año pasado) perdió ante el argentino.

Ambos se han cruzado ya en dos ocasiones en la arcilla parisina, pero el resultado es igualmente implacable para el 'Rey' de Roland Garros, que ganó al Peque Schwartzman en cuartos de final en 2018 y en semifinales del año pasado.

Tanto el mallorquín como el bonaerense llegan a este partido sin haber cedido un solo set: Nadal solventó en tres sets sus duelos contra Alexei Popyrin, Richard Gasquet, Cameron Norrie y Jack Sinner y Schwartzman hizo lo propio contra Yen-Hsun Lu, Aljaz Bedene, Philipp Kohlschreiber y Jan Lennard Struff.

Y los dos han pasado prácticamente el mismo tiempo en la pista: nueve horas y un minuto para Nadal, por nueve horas y ocho minutos para Schwartzman.

Nadal conoce bien al argentino y sabe que, a sus 28 años, está alcanzando una madurez que le hace un rival peligroso, incluso en tierra batida, donde Schwartzman no había brillado antes de llegar a París, con derrotas en primeras rondas de Montecarlo, Madrid y Roma.

- El argentino "con confianza" -

"Schwartzman viene con confianza de haber ganado muchos partidos en este torneo, creo que viene de una época complicadilla porque la temporada de tierra no había sido quizá la mejor para él", apuntó Nadal en conferencia de prensa tras ganar el lunes a Sinner.

Schwartzman "estará con ese extra de confianza y motivación de saber que ha superado una situación difícil y que está otra vez jugando a su mejor nivel", advirtió el número 3 del mundo, pese a tener la confianza que le dan sus 104 victorias en 106 partidos disputados en Roland Garros desde que jugó por primera vez su torneo fetiche en 2005.

El argentino es consciente de la tarea casi imposible que tiene por delante: "Estoy feliz por estar de regreso en Roland Garros, de regreso a cuartos, pero un poco menos por jugar tal vez ante Rafa en la siguiente ronda, pero bueno...", ironizó tras vencer en su partido de octavos al alemán Struff.

Tras una edición 2020 disputada en el otoño parisino, con menos calor al habitual, el encuentro volverá a jugarse en las condiciones que, a priori, más favorecen a Nadal.

Con el sol y el calor que se espera el miércoles, "la bola le va a salir muy rápido, y voy a jugar muchos puntos, si el gana, varios metros atrás de la cancha y es difícil poder hacer lo que uno intenta cuando la pelota te queda a la altura de la cintura", explicó el argentino, de 28 años.

Pese a que pocos apuestan por él, Schwartzman avisa: "Ya le gané una vez". Tiene, además, otra estadística que puede jugar a su favor: es uno de los tres jugadores (junto a Richard Gasquet y Dominic Thiem) que le han logrado ganar un set en Roland Garros desde 2016.

Aunque a eso mismo se aferraba el francés antes de volver a caer ante Nadal...