Campazzo, un duro adiós a un primer año positivo en la NBA

Los Angeles (AFP) –

Anuncios

Con una amarga y contundente eliminación de sus Denver Nuggets, el base argentino Facundo Campazzo echó el cierre a su primera temporada en la NBA en la que superó las expectativas y se ganó elogios de compañeros y rivales.

En la segunda ronda de los playoffs, los Nuggets acabaron de ser barridos 4-0 la noche del domingo por los Phoenix Suns, en un juego que terminaron totalmente frustrados y con su estrella, el MVP (Jugador Más Valioso) Nikola Jokic, expulsado por golpear a un rival.

"Fue una derrota dura, para mí también, pero mi manera de pensar es cambiar la mentalidad, trabajar lo más posible y estar listo para la próxima temporada", afirmó Campazzo tras el juego.

El base cordobés comenzó el choque en el banquillo, por primera vez en estos playoffs, pero acabó con 14 puntos y 4 triples y peleando hasta el último suspiro como siempre hizo desde su llegada en diciembre a Denver.

De ser la estrella con el Real Madrid y la selección argentina, Campazzo aterrizó en la NBA como un singular debutante de 29 años, sin un puesto definido en la rotación y el reto de frenar a bases mucho más potentes físicamente.

"Acá hay más espacio pero hay jugadores más atléticos que pueden defenderte en un segundo", describió el 'Facu'. "Ese fue mi desafío más grande. Ser agresivo en ataque y en defensa y tener que encargarme de jugadores muy peligrosos como (Damian) Lillard, Chris Paul o (Stephen) Curry".

En una temporada en la que fue de menos a más, sus promedios de 6,1 puntos, 2,1 rebotes, 3,6 asistencias y 1,2 robos en 21,9 minutos no reflejan el rol que ha ejercido para que los Nuggets se lograran sobreponer a numerosas lesiones, incluida la de su base titular, Jamal Murray.

"Muy buena primera temporada de Facu. Se adaptó, compitió. Pudo ganarse un lugar en el equipo y un respeto en la liga", escribió en Twitter el ex NBA Andrés Nocioni, compañero suyo en el Real Madrid y Argentina. "Tiene aspectos por mejorar, por supuesto, pero su año debut fue totalmente positivo".

- "Definitivamente no es un novato" -

Campazzo comenzó la temporada en Denver sin apenas protagonismo en un equipo ya cuajado que logró remontadas de récord en los pasados playoffs de Disney World.

Además de Murray, segundo máximo anotador del equipo, el cordobés también tenía por delante al reputado suplente Monte Morris, y apenas abandonó el banquillo durante los meses de diciembre y enero.

Con poca presencia en pista, el base sufrió para adaptarse a un juego más veloz y físico que en Europa, con la misión de defender con sus 1,78m de altura a jugadores de mucha mayor envergadura.

Campazzo tenía casi más protagonismo en los vídeos de las mejores jugadas diarias, donde solía aparecer con algunas de sus mágicas asistencias.

El técnico Michael Malone, sin embargo, no dejó de alabar el carácter y esfuerzo de Campazzo incluso en noches en que el cordobés se quedó con su casillero a cero.

"Facu juega duro sin importar si son 2, 10, 20 o 30 minutos", le reconoció Malone en enero. "Lo que carece de tamaño, lo compensa por completo con el tamaño de su corazón y su espíritu competitivo".

En febrero, la confianza comenzó a traducirse en más minutos de juego, en la titularidad por la lesión de Morris y en importantes actuaciones.

Con más posesión de pelota y responsabilidades, Campazzo empezó a desplegar el talento con el que fue reconocido como el MVP de la última década en España, donde ganó tres ligas y dos Euroligas con el Real Madrid.

"Es un jugador que te gustaría tener en el equipo. Definitivamente no es un novato, te lo aseguro", reconoció el técnico de los Washington Wizards, Scott Brooks. "Tiene 29 años pero estará aquí todo el tiempo que él quiera".

El gran desafío llegó en abril cuando, en el mejor momento del equipo, Murray se lesionó de gravedad haciendo trizas las opciones de campeonato de Denver.

En una rotación muy corta por las bajas, Campazzo apenas bajó de los 30 minutos de juego en el final de temporada y la primera ronda de playoffs ante los Portland Trail Blazers, a los que Denver eliminó por un inesperado 4-2 con un Jokic imparable.

Frente a un rival más potente, los Suns, los Nuggets se desplomaron. Campazzo pasó un calvario ante uno de los mejores bases de la historia, el veterano Chris Paul, pero sus compañeros hicieron un balance positivo de su incorporación.

"Es un tipo que no conocía el juego de la NBA y que tuvo un impacto rápidamente. Hace cosas que nadie en nuestro equipo hace. Lucha por cada balón, le hace el trabajo difícil a los otros bases sin importar si es más grande o más chico", le describió Monte Morris. "Nos lesionamos todos, Facu se hizo cargo y nos llevó a varios triunfos".

Tras casi 1.700 minutos de juego en 65 partidos de fase regular y otros 10 de playoffs, Campazzo se despidió el domingo con la misma actitud con la que llegó.

"Fue una larga temporada con muchos partidos, muchos de ellos consecutivos. Todo fue nuevo para mí", afirmó. "Solo traté de aprender lo más posible".