Los Sixers sobreviven en Atlanta y fuerzan el séptimo partido en playoffs NBA

Los Angeles (AFP) –

Anuncios

Con la amenaza de la eliminación, los Philadelphia 76ers sobrevivieron a los Atlanta Hawks y al recital de Trae Young (34 puntos) para forzar un séptimo y definitivo partido en esta semifinal de la Conferencia Este de la NBA.

Los Sixers, primer clasificado del Este en la fase regular, se impusieron por 104-99 en el State Farm Arena de Atlanta y ahora contarán con la ventaja de campo en el choque decisivo del domingo.

La otra semifinal del Este, entre los Milwaukee Bucks y los Brooklyn Nets, también se decidirá en un séptimo juego el sábado.

Joel Embiid, la estrella de Philadelphia, firmó 22 puntos y 13 rebotes en un tenso partido en el que tuvo varios choques con el ala-pívot de los Hawks John Collins.

El escolta Seth Curry (24 puntos y 6 triples) volvió a tener un actuación salvadora para los Sixers ante un nuevo naufragio del australiano Ben Simmons (6 puntos).

Trae Young, que sigue asombrando en los primeros playoffs de su carrera, comandó a los Hawks hasta un apretado final con una cuenta personal de 34 puntos, 5 triples y 11 asistencias.

"Este equipo lanza tan bien que nunca están fuera del partido. Ninguna ventaja es segura con ellos", dijo el técnico de Sixers, Doc Rivers.

Los Hawks, quintos clasificados de la fase regular, saltaron a la cancha decididos a zanjar la eliminatoria ante su público y no conceder una última vida a su rival.

Los primeros compases del juego no fueron demasiado alentadores para Philadelphia, que venía de perder en el quinto partido con un colapso absoluto en la segunda mitad, en la que se dejó remontar 26 puntos de ventaja en su pista.

El joven Trae Young volvió a hacer estragos con su velocidad y su rango de tiro, con triples incluso desde el logo central.

A sus 22 años, el base sigue protagonizando unos deslumbrantes primeros playoffs de su carrera con una media de 30,3 puntos y 11,0 asistencias.

Ninguno de los defensores que le colocó Doc Rivers pudo frenar a Young, incluido el australiano Ben Simmons, cuyo rendimiento en esta serie ha sido un absoluto fiasco para un jugador al que Philadelphia renovó en 2019 por cinco años y 170 millones de dólares.

- Alta tensión en la pista -

Los Sixers se sostenían con los aportes de Seth Curry, Tobias Harris (24 puntos) y el suplente Tyrese Maxley (16), su gran agitador desde el banquillo, mientras Young sumaba 20 puntos y 7 asistencias al descanso para que los Hawks dominaran por cuatro puntos (51-47).

En la reanudación, asomándose a la eliminación, los Sixers encontraron oxígeno en Seth Curry, que anotó o asistió en todos los puntos de un parcial 14-0.

Stephen Curry, la superestrella de los Warriors, disfrutaba en la grada viendo cómo su hermano menor acribillaba a los Hawks con 4 triples y un total de 14 puntos en el tercer cuarto para que los Sixers llegaran con una pequeña ventaja al cuarto definitivo.

Embiid, tratando de sentenciar el choque con antelación, se enfrentó a John Collins en una acción en la que ambos recibieron faltas técnicas.

El camerunés, que en otra jugada había recibido un fuerte golpe de Collins, le cometió una falta ofensiva en un rebote. Con ambos en el suelo, Collins empujó a Embiid y éste se revolvió y le acorraló hacia las gradas antes de que fueran separados.

Los Sixers, que se jugaban la eliminación y un posible fin del proyecto en torno a Embiid y Simmons, vieron cómo Atlanta forzaba un final apretado gracias al acierto de Young, que encendió las gradas con un triple desequilibrado que ponía a Hawks a un solo punto de distancia con dos minutos por jugar.

A diferencia de los partidos anteriores, los Sixers mantuvieron la sangre fría y sellaron el triunfo ante unos Hawks que perdieron a Bogdan Bogdanovic (7 puntos), retirado por problemas en la rodilla derecha.

Con esta victoria los Sixers evitaron por el momento su tercera eliminación en los últimos cuatro años en una semifinal de conferencia, una ronda que no superan desde 2001.