Rahm y otros favoritos lanzan el último asalto al Abierto de EEUU

La Jolla (Estados Unidos) (AFP) –

Anuncios

Figuras del golf mundial como Jon Rahm, Rory McIlroy y Bryson DeChambeau lanzarán el domingo un último asalto al 121º título del Abierto de Estados Unidos, que lidera un inesperado trío formado por Oosthuizen, Henley y Hughes.

El sudafricano Louis Oosthuizen (18 del ranking de la PGA), el estadounidense Russell Henley (63) y el canadiense Mackenzie Hughes (67) encabezan la tabla antes de la ronda final con 208 golpes, cinco bajo par, en el campo Torrey Pines (San Diego, California).

Oosthuizen, de 38 años, es el único de los tres que conoce la victoria en un torneo de Grand Slam, el Abierto Británico de 2010, y desde entonces ha terminado en el segundo lugar de cinco 'Majors'.

"Habrá nervios", anticipó Oosthuizen sobre la ronda final. "Se trata de cómo lo manejas".

Henley, por su parte, cuenta con tres títulos de la PGA y nunca ha quedado entre los diez mejores de un Grand Slam mientras Hughes solo cuenta con un trofeo del circuito, en el RSM Classic de 2017.

El sudafricano y el canadiense serán la última pareja en saltar al campo a las 15H55 locales (22H55 GMT) mientras Henley lo hará 11 minutos antes junto al norirlandés Rory McIlroy, su perseguidor más ilustre.

Con la mejor actuación del sábado, 67 golpes (cuatro bajo par), el ex número uno mundial se concedió opciones de terminar con su sequía de siete años en torneos de Grand Slam.

Hace una década, el norirlandés inauguró su cuenta de 'Majors' con el Abierto de Estados Unidos de 2011, al que luego sumó dos Campeonatos de la PGA (2012 y 2014) y un Abierto Británico (2014), pero desde entonces no ha vuelto a rendir a ese nivel.

McIlroy, de 32 años, atravesó recientemente por una racha de 18 meses sin victorias que apenas alcanzó a romper el mes pasado en Quail Hollow.

- Tres generaciones de Rahms -

Además de McIlroy, otros cuatro ganadores de Grand Slam se encontraban entre los 13 golfistas por debajo del par al entrar en la jornada final en Torrey Pines.

El defensor del título, el estadounidense Bryson DeChambeau, comparte el cuarto lugar con McIlroy a dos golpes de los líderes.

El musculoso golfista californiano aspira a ser el tercer jugador en revalidar el trofeo en los últimos 70 años, tras sus compatriotas Curtis Strange y Brooks Koepka.

A tres golpes de la cabeza se sitúa un grupo con los estadounidenses Scottie Scheffler y Matthew Wolff y el español Jon Rahm, que confía en sus opciones para alcanzar su anhelado primer Grand Slam.

"He jugado un buen golf aquí en el pasado. He tenido algunos buenos domingos aquí, y tengo confianza para mañana", dijo Rahm al término de la tercera ronda.

El español, de 26 años, no ha mostrado todavía su mejor golf en Torrey Pines, donde aterrizó tras una semana de cuarentena por su positivo por coronavirus en el Memorial Tournament.

Acompañado de sus padres, su esposa y su primer hijo, Kepa, nacido en abril, a Rahm le encantaría celebrar su primer triunfo grande en familia coincidiendo con el Día del Padre en Estados Unidos.

"Oh, sí. Siento que también es genial que tenga a mi padre aquí. Tenemos tres generaciones de Rahms. Con suerte, podré lograrlo mañana", afirmó el número tres mundial.

Justo detrás de Rahm se sitúa el número uno mundial, el estadounidense Dustin Johnson, que trata de rehacerse de su mala racha desde que se impuso en el Masters de Augusta de 2020.

Antes de la batalla final, Phil Mickelson se despidió el domingo de su torneo maldito con otro mediocre recorrido de 75 golpes, sumando siete bogeys y tres birdies.

El californiano, ganador más veterano de la historia de un Grand Slam con su triunfo en el Campeonato de la PGA, se encontraba con +11 en el puesto 62.

A sus 51 años, Mickelson se quedó sin alcanzar el único 'Major' que falta en su brillante palmarés.