Ecuador, Perú y Bolivia definieron su destino político en el súper domingo electoral

© France 24

En esta edición de Aquí América analizamos el panorama de los tres países latinoamericanos que fueron a las urnas el 11 de abril. En Ecuador, el conservador Guillermo Lasso ganó la segunda vuelta presidencial frente al candidato del correísmo, Andrés Arauz. En Perú, los primeros comicios presidenciales perfilaron a dos candidatos totalmente opuestos para la segunda vuelta, que será en junio. Y en Bolivia, las elecciones regionales en cuatro de los nueve departamentos marcaron una derrota al Movimiento al Socialismo, partido de Evo Morales. Este es el panorama que enfrenta la región. 

Anuncios

La polarización fue la gran protagonista de las elecciones del 11 de abril. Aunque los comicios se diferencian porque Perú y Ecuador fueron a las urnas para elegir presidente, mientras que en Bolivia votaron por los gobernadores de cuatro departamentos; lo que tienen en común estas votaciones del súper domingo electoral es que los candidatos más opcionados pertenecen a lados  políticos opuestos. 

En Ecuador, la división estuvo marcada desde la primera vuelta, cuando los candidatos Andrés Arauz y Guillermo Lasso fueron los más votados para pasar a la segunda vuelta de abril. El primero heredaba las banderas del exmandatario Rafael Correa y era la apuesta para que el correísmo regresara al Ejecutivo después de cuatro años de Lenín Moreno. Sin embargo, Arauz fue derrotado por Lasso, un exbanquero conservador que dista de las ideas del correísmo.

Además, la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador dividió a los movimientos indígenas. Unos apoyaban la idea de anular el voto luego de que su candidato Yaku Pérez perdiera en la primera ronda ante Lasso y denunciara un supuesto fraude. Pero no todos los líderes indígenas optaron por esa opción, sino que unos respaldaron a Arauz y otros a Lasso.

Ecuador fue el único de los tres países andinos que definió a su próximo presidente en el súper domingo electoral. 

Guillermo Lasso celebra tras conocer su victoria en la elección presidencial ecuatoriana, el 11 de abril de 2021 en Guayaquil
Guillermo Lasso celebra tras conocer su victoria en la elección presidencial ecuatoriana, el 11 de abril de 2021 en Guayaquil Fernando Mendez AFP

En Perú, se celebró la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en las que participaron 18 candidatos diferentes. El maestro de izquierda Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori, hija del expresidente y condenado Alberto Fujimori; fueron los más votados y los que pasarán a la segunda vuelta. Este es otro ejemplo de cómo las elecciones se decantan por candidatos totalmente opuestos. 

Además, los peruanos también votaron para elegir a los nuevos miembros del Congreso luego de una crisis política y una gran apatía de los ciudadanos, que están escépticos ante la corrupción, el empobrecimiento y los repetidos juicios políticos y renuncias, en un país que ha tenido cuatro presidentes en los últimos cinco años.

Bolivia, por su parte, es una historia diferente, pues los comicios fueron regionales y únicamente en cuatro departamentos, donde se convocó a una segunda vuelta. Era una puja determinante para medir el poder que tiene en las regiones el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), luego de reconquistar la Presidencia en noviembre pasado y de ganar la mayoría de las alcaldías en marzo. Sin embargo, en las regiones perdió el pulso ante los partidos opositores y ante antiguos miembros del MAS que se salieron del partido por diferencias políticas.

Así, el partido más importante en la historia reciente de Bolivia se quedó únicamente con tres de las nueve gobernaciones que existen en el país. Esto es tan solo la mitad de que lo ganó en los comicios de 2015.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24