Economía

Más impuestos a las grandes empresas y gasto estatal récord, propone España para 2021

El primer ministro español, Pedro Sánchez, y el segundo viceprimer ministro español, Pablo Iglesias, presentan el proyecto de presupuesto 2021 en el Palacio de la Moncloa en Madrid, España, el 27 de octubre de 2020.
El primer ministro español, Pedro Sánchez, y el segundo viceprimer ministro español, Pablo Iglesias, presentan el proyecto de presupuesto 2021 en el Palacio de la Moncloa en Madrid, España, el 27 de octubre de 2020. via REUTERS - Moncloa Palace

Se espera que la economía de España, golpeada por el coronavirus, se contraiga un 11,2% este año y que los ingresos fiscales disminuyan un 7,6%. El Gobierno de Pedro Sánchez propuso elevar los gravámenes corporativos, así como el impuesto de renta de los más afortunados.

Anuncios

El gobierno de España dio a conocer este martes 27 de octubre su plan de presupuesto para 2021, que incluye un aumento de impuestos a las grandes empresas y a aquellas personas con altos ingresos, para financiar el mayor gasto que requiere la atención de la pandemia.

Dentro de las propuestas figura, por ejemplo, una reducción de exenciones fiscales para grandes corporaciones, mientras que los fideicomisos de inversión inmobiliaria tendrán una tasa mínima del 15% sobre sus ganancias.

Se estima que los impuestos corporativos más altos afectarán solo al 0,12% de las empresas españolas y darán un rendimiento de 1.520 millones de euros.

También se contempla el alza de dos puntos porcentuales en el impuesto sobre la renta para las personas que ganen más de 300.000 euros al año, es decir, un 0,17% de los contribuyentes. El impuesto a las grandes fortunas subirá un punto porcentual para aquellos patrimonios de más de 10 millones de euros.

Con los cambios impositivos propuestos, el Ejecutivo apunta a elevar el gasto social desde 196.000 millones de euros planeados inicialmente, a 239.000 millones de euros.

Con estos recursos, el Gobierno busca duplicar el gasto en infraestructura a 11.500 millones de euros y elevar los salarios y pensiones de los funcionarios públicos en un 0,9%, en línea con la inflación proyectada.

Las medidas complementarían movimientos previamente aprobados, como el llamado impuesto Google sobre los ingresos registrados localmente por las grandes empresas de tecnología, que otros países europeos también están considerando.

Al proyecto presentado por el Gobierno español le hacen falta las aprobaciones legislativas, una etapa crucial si se tiene en cuenta que en la legislatura pasada fue rechazado, lo que puso en la cuerda floja el mandato de Pedro Sánchez.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24