Economía

Último impulso al Brexit: Londres y Bruselas tratan de negociar a contrarreloj

Steve Bray, activista pro UE, durante una protesta contra un Brexit sin acuerdo cerca del Parlamento en Londres, el miércoles 25 de noviembre de 2020.
Steve Bray, activista pro UE, durante una protesta contra un Brexit sin acuerdo cerca del Parlamento en Londres, el miércoles 25 de noviembre de 2020. AP - Kirsty Wigglesworth

Este sábado 28 de noviembre se reanudan las reuniones presenciales entre la Unión Europea y el Reino Unido para determinar cómo serán las relaciones comerciales a partir del primero de enero de 2021, cuando vence el periodo de transición del Brexit.

Anuncios

Aunque la Unión Europea se ha comprometido a ser "creativa" en las etapas finales de las negociaciones comerciales del Brexit, también ha dicho que Reino Unido será apenas un "socio valioso" cuando entre en plena vigencia el divorcio de los ahora exsocios comunitarios.

Queda poco tiempo para que culmine el periodo de transición y Londres y Bruselas tratan de negociar, con el reloj en su contra, un acuerdo que haga más amigable su separación. Pero sus diferencias parecen irreconciliables.

Las conversaciones se reanudarán este fin de semana en Londres de forma presencial, después de que el equipo comunitario permaneciera en cuarentena por un contacto con un caso positivo de coronavirus.

Un divorcio, mas no una separación definitiva

Cuando, el 31 de enero de 2020, Reino Unido dejó la Unión Europea, muchos pensaron que ese día terminaba la incertidumbre que reinó en la región por cuatro años que duró el proceso del Brexit (desde 2016). Pero apenas comenzaba.

A Reino Unido y la Unión Europea los une un mercado común de un trillón de euros al año y ocho meses desde que iniciaron en marzo las negociaciones no han sido suficientes para determinar cómo será la relación de ahora en adelante.

Hay tres puntos en disputa: que existan las mismas reglas del juego en materia comercial, establecer un mecanismo de resolución de conflictos y salvaguardar los derechos de pesca. Este último aspecto es crucial para Francia, que por décadas ha sido el más beneficiado de la pesca en aguas británicas. Reino Unido pide el control absoluto de sus aguas.

Frontera entre las dos irlandas también ha sido el centro de la pelea

En el acuerdo del Brexit, Londres y Bruselas acordaron que Irlanda del Norte seguiría algunas de las reglas de la Unión Europea para evitar controles fronterizos con la República de Irlanda, que pertenece a la Unión Europea.

France 24
France 24 © France 24

Desde entonces, el primer ministro británico, Boris Johnson, propuso lo que se conoce como Ley de Mercado Interno. Londres dice que se necesita para permitir que las cuatro naciones de Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) comercien libremente si no hay pacto con Bruselas.

Pero si se adopta, la ley determinaría partes del tratado del Brexit, simplificando el comercio entre Irlanda del Norte (isla) y Gran Bretaña en una forma en la que Bruselas cree que afectará su propio mercado.

Esto podría poner la paz en Irlanda del Norte en riesgo. Y el bloque dice que no tendrá ningún acuerdo con Londres si mantiene este proyecto.

Con Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24