EE. UU.: Joe Biden ordena no otorgar más concesiones petroleras y de gas en áreas federales

Imagen de una plataforma de perforación en un campo petrolero en Midland, Texas, EE. UU., tomada el 22 de agosto de 2018.
Imagen de una plataforma de perforación en un campo petrolero en Midland, Texas, EE. UU., tomada el 22 de agosto de 2018. REUTERS - NICK OXFORD

Una de las medidas que tomó el presidente de Estados Unidos para hacerle frente a la crisis del cambio climático tiene que ver con la revisión de las prácticas para otorgar permisos en el sector energético y las concesiones ya existentes en territorios federales.

Anuncios

Joe Biden lleva apenas siete días en el poder y ya ha deshecho muchos de los pasos que dio su antecesor, Donald Trump. 

El presidente de Estados Unidos culminó este miércoles una frenética semana con el lanzamiento de un ambicioso plan contra la crisis climática que, entre otras cosas, busca transformar la economía de la nación, fuertemente impulsada por combustibles fósiles, en una de energías limpias.

Como parte de su estrategia, ordenó al Departamento del Interior detener las nuevas concesiones de extracción petróleo y gas natural en terrenos federales y aguas territoriales, así como emprender una "revisión rigurosa" de las prácticas existentes sobre otorgamiento de licencias.

El plan del mandatario supone un giro de 180 grados al de su predecesor, quien buscó maximizar la producción de petróleo, gas y carbón de Estados Unidos, eliminando ciertas regulaciones y facilitando los permisos ambientales.

Biden llegó con una estrategia distinta: duplicar la generación de energía eólica y que toda la flota de vehículos federales opere con electricidad, entre muchos otros cambios.

 

Menos petróleo, sin prohibir el 'fracking': la promesa de Biden

El esfuerzo del jefe de la Casa Blanca también conlleva un riesgo político. Aunque sus propuestas son aplaudidas por los defensores del medio ambiente, también son criticadas por el sector petrolero.

Algunos voceros del sector han argumentado que estas medidas costarían al país millones de empleos y miles de millones de dólares en ingresos, en una economía aún golpeada por la pandemia del Covid-19.

"De un plumazo, la administración está cambiando el brillante futuro energético de Estados Unidos y encaminándonos hacia una mayor dependencia de la energía extranjera producida con estándares ambientales más bajos", dijo Mike Sommers, presidente del American Petroleum Institute, la mayor asociación de la industria petrolera del país.

 

Horas después del anuncio del jefe de Estado, Western Energy Alliance, que representa a las empresas de perforación que operan en los estados del oeste, presentó una demanda para bloquear el congelamiento de las licencias.

Pero Biden afirmó repetidamente que su enfoque consiste en crear empleos en los sectores de energía renovable para compensar cualquier pérdida en la industria de petróleo, carbón o gas natural.

Además, advirtió que no va a prohibir el polémico método de extracción conocido como fracturación hidráulica o 'fracking'.

La Casa Blanca también ordenó a las agencias federales que "eliminen los subsidios a los combustibles fósiles de conformidad con la ley aplicable", aunque la supresión de muchos de ellos tendrá que pasar primero por el examen legislativo.

Con Reuters, AP y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24