"Mamá, no estoy muerta": Mariela SR Coline Fanon, víctima de adopción ilegal

© France 24

En 1986, en Guatemala, la guerra civil vive uno de sus momentos más cruentos bajo la dictadura militar. Mariela SR tenía menos de un año cuando fue robada y poco después adoptada por una familia en Bélgica que desconocía el trasfondo de la historia. A su madre biológica le dijeron que su hija había muerto. Tres décadas después, Mariela SR Coline Fanon trata de reencontrarse con sus raíces y lucha para que los miles de niños adoptados, como ella, puedan sanar las heridas conociendo su verdadera identidad.

Anuncios

Mariela SR Coline Fanon nace en 1986. Once meses después, es adoptada por un matrimonio belga que desconocía totalmente las condiciones en que su hija adoptiva había llegado al orfelinato, de ahí su apellido Fanon.

A los 14 años duda sobre sus raíces y comienzan las preguntas. Su madre adoptiva le da una foto de su madre biológica y le muestra el expediente de adopción "que tiene errores, muchas cosas falsas", afirma Mariela.

Mariela SR Coline Fanon fue adoptada en el orfelinato público Rafael Auryau. A la cabeza de esta institución se encontraba Ofelia de Gamas, cuñada de Óscar Mejía Víctores, dictador de Guatemala entre 1983 y 1986.

Pero es hasta 2017, al nacer su segundo hijo, que "el seguro salta". Además, un día, su hija mayor de cinco años le dice que es "una india de Guatemala". Es cuando empieza su búsqueda. "Yo necesitaba saber porque también es una parte de la historia de mis hijos", cuenta.

Un viaje hacia lo desconocido

Mariela toma un avión hacia Guatemala con las pocas pistas que tiene sin imaginar lo doloroso y prolongado que será su combate "sin apoyo institucional, sin hablar español, en un país desconocido”. Sin embargo, en su país de origen pudo contar con la ayuda de guatemaltecos que como ella luchan hace años por sacar a la luz los casos de robo y adopciones ilegales, como Sebastián Escalón.

A los 31 años, en enero del 2018, encuentra a Lorena, su madre biológica, a quién le habían dicho que su pequeña había muerto, que "estaba enterrada en una fosa común". A Mariela le contaron que la había abandonado porque siendo muy pobre su madre no podía encargarse de ella.

La presidenta de la Fundación Raíces Perdidas señala que los responsables se encuentran de ambos lados del Atlántico. En Guatemala, puesto que el orfelinato se lucraba con las adopciones ilegales "al menos 5.000 dólares en la época" y en Bélgica la asociación Hacer Puente se encargaba de tramitar las demandas de adopción de niños guatemaltecos. Se estima que un 98 % de las adopciones "exportadas" han sido fraudulentas y la familia adoptiva no lo sabía.

El reencuentro

A Mariela SR Coline Fanon todavía se le hace nudo la garganta cuando cuenta el reencuentro con su madre. Antes de verse, se escribieron y le dijo: "Mamá, no estoy muerta". La ahora activista no solo encontró una madre, sino a toda una familia que ignoraba por completo.

Un proceso de sanación y de memoria que quiere compartir con otras víctimas del conflicto armado guatemalteco. En tres años de existencia, su fundación ha facilitado reencuentros y trata de guiar a otros que como ella dudan de su identidad.

Investigar y reparar

Para acelerar el proceso, Raíces Perdidas y los adoptados de los países de la Unión Europea han decidido dirigirse a las instituciones europeas para pedirles que pongan en marcha comisiones de investigación en todos sus países miembros para esclarecer los casos de adopciones ilegales.

De hecho, la lista es larga: Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Suiza. En siete de esos países hay casos de niños guatemaltecos. La Unión Europea, Estados Unidos y Canadá son los principales demandantes de adopciones del mundo.

“Hace falta más atención de los gobiernos, las declaraciones están bien, el problema es que la responsabilidad del contenido de las leyes es de los gobiernos y ninguno quiere asumirla”, afirma Mariela SR Coline Fanon.

El caso de los niños guatemaltecos robados y adoptados ilegalmente no es único. Patrones muy similares se registran en España durante la dictadura franquista, en Italia con los niños adoptados de Rumania, en Argentina los niños robados de la última dictadura militar, también en Colombia o en El Salvador durante los conflictos armados.

A finales de este año, Mariela SR Coline Fanon publicará su libro titulado 'Mamá, no estoy muerta'.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24