Maduro recupera el poder Legislativo y la oposición lucha para sostenerse

© France 24

A pesar de haber logrado una mayoría en el Parlamento en las elecciones del año 2015, la oposición venezolana vivió un lustro complejo y de alta conflictividad con el Gobierno de Nicolás Maduro, que en diciembre de 2020, y en medio de cuestionamientos, celebró elecciones parlamentarias que derivaron en un Congreso con mayoría oficialista. Con ello, el Gobierno toma el control del único poder que no dominaba en el país, lo cual ha generado expectativa en la comunidad internacional que intenta, por la vía diplomática, lograr una solución a la crisis política y económica que afecta a Venezuela.

Anuncios

En respuesta a los comicios de diciembre de 2020, que arrojaron una abstención cercana al 70%, la oposición liderada por Juan Guaidó anunció que extendía las funciones del Parlamento electo en 2015, una acción que podría desembocar en nuevos enfrentamientos con el poder Ejecutivo. 

 

Mientras tanto, la pugna política ha generado un deterioro de la calidad de vida de los venezolanos. Los principales servicios básicos, como el agua y la energía eléctrica, presentan problemas y una parte de la población no tiene acceso a ellos.

Asimismo, la nación sufrió en gran parte de 2020 una escasez de gasolina que requirió del envío de buques cargados de combustible por parte de Irán para solventar, en parte, la situación.

Sin embargo, en medio de la incertidumbre, una parte de la población ve con buenos ojos la conformación de un Parlamento oficialista, ya que ello permitirá dejar de lado la disputa política y llevará al Gobierno a concentrarse en encontrar soluciones a los principales problemas de la sociedad. 

No obstante, para quienes adversan a Nicolás Maduro, un Parlamento oficialista será la consumación de un proyecto donde el Estado controle todos los poderes y profundice así la crisis que ha llevado a cerca de cinco millones de venezolanos a dejar el país. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24