Historia

Esequibo: la discordia entre Venezuela y Guyana como resultado del colonialismo

© France24

Durante 180 años, Guyana y Venezuela han sostenido un pleito territorial que sigue sin resolverse. Hablamos del Esequibo, o Guayana Esequiba, una región limítrofe de 159.542 kilómetros cuadrados -poco menos que la extensión del estado de La Florida en Estados Unidos-, que actualmente comprende el 75 % de Guyana, pero que Venezuela reclama como suyo desde el siglo XIX. 

Anuncios

Así como Chile y Bolivia dirimieron la salida al mar de este último ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, con resultado a favor de los chilenos en 2018, o tal como Nicaragua reclamó, ante el mismo órgano de justicia una porción de mar territorial de Colombia y lo consiguió en 2012, Guyana busca dejar claro que el Esequibo es suyo, tras el comienzo del juicio en La Haya el 26 de febrero de 2021. 

Mientras este se realiza, y a sabiendas que una negociación puede tardar más tiempo del estimado por la CIJ, profundizamos sobre el origen de esta disputa y lo que está en juego. 

La respuesta nos remonta al pasado colonialista de Guyana, un territorio suramericano bañado por el Océano Atlántico, donde habitaron los indígenas Arahuacos y posteriormente los Caribes. Para el siglo XV el acecho europeo era latente. Según Charles Davidson, actual obispo anglicano en Guyana, la historia de su país es interesante: los franceses atravesaron el territorio y por tal razón el cementerio en Georgetown se llama ‘Le Repentir’ o ‘El Arrepentimiento’. También estuvieron los neerlandeses, motivo por el cual una ciudad se llama ‘New Amsterdam’ o Nueva Ámsterdam. Y quienes más lo habitaron fueron los británicos, cuyo legado se evidencia en que Guyana es el único país de Suramérica cuya lengua oficial es el inglés. 

¿Y los españoles? En realidad ellos fueron los primeros europeos en explorar el territorio, con la incursión de Alonso de Ojeda y Pedro Alonso Niño en 1499, a lo largo del curso de los ríos Esequibo y Orinoco. Solo hasta un siglo después, en 1594, España oficializó la posesión de la Provincia de Guayana, y la integró a la cartografía de sus colonias en América. 

Sin embargo, los españoles descuidaron esta región. Tras concentrarse en los Virreinatos de Nueva España o actual México, Nueva Granada o actual Colombia, Perú y Río de la Plata, a España no le quedaron oportunidades de defender la Provincia de Guayana tras la invasión holandesa de 1615. 

De manera que los holandeses, apropiados del territorio guyanés, crearon tres importantes colonias: Demerara, Berbice y Esequibo. Para su época, eran tierras ricas en producción de caña de azúcar, y cada vez más atractivas para los británicos que se formularon como una potencia imperial del mundo para el siglo XIX. 

El trazado británico de la frontera occidental de Guyana que indignó a Venezuela

Justamente 200 años después de la invasión de los holandeses, y tras múltiples revueltas de esclavos de la caña de azúcar en Guyana, los británicos consiguieron que los Países Bajos cedieran dichas colonias mediante un tratado en 1814 para conformar la Guayana británica. Pero no hubo claridad de por dónde se marcaría el trazado limítrofe con la Capitanía General de Venezuela, perteneciente a la por entonces Gran Colombia. 

Esa nebulosa fronteriza quiso ser aclarada por los británicos en 1840, cuando le pidieron a su explorador Robert Schomburgk, marcar una línea divisoria entre Venezuela y la Guayana Británica. Mientras los venezolanos, que para la fecha llevaban separados una década de la Gran Colombia, pensaban que como territorio soberano su límite oriental era el margen del río Esequibo, los británicos anexionaron con el trazado de Schomburgk cerca de 80.000 kilómetros cuadrados hacia el occidente. 

Aquí cabe resaltar dos puntos claves en la disputa por el Esequibo, y es que según el profesor de economía de la Universidad de Bucknell, Michael Moohr, la abolición de la esclavitud y el descubrimiento del oro cambiaron el curso económico de este territorio. 

Indignados en 1841, los venezolanos protestaron internacionalmente y, a sabiendas de que no podrían enfrentarse solos a los británicos, acudieron a sus pares americanos. Los estadounidenses propusieron el escenario judicial internacional  llamado Laudo Arbitral de París de 1899. Se trataba de un tribunal supuestamente imparcial, para resolver el trazado limítrofe en disputa. 

Los venezolanos tenían como argumento el principio en derecho denominado “Uti possidetis iure” ó “como poseías, seguirás poseyendo”, aludiendo a su herencia territorial recibida de los españoles. Pero el resultado del tribunal parisino favoreció a los ingleses y les adjudicó el territorio del Esequibo, tal como lo había trazado Robert Schomburgk. 

02:17

La derrotada Venezuela encontró en 1949, 50 años después, una supuesta injerencia de los británicos en el voto decisivo del jurista ruso Friedrich Martens en aquel Laudo Arbitral de 1899. De manera que no solo declararon nulo el fallo, sino que lo denunciaron ante la Organización de Naciones Unidas en 1962. 

Eran tiempos de posguerra en que el Imperio Británico se desmembraba y perdía una gran cantidad de colonias en África, lo cual reducía su antigua poder a la expresión de ceder en presiones internacionales. De modo que en 1966, tres meses antes de que su colonia Guyana en Suramérica se declarara independiente, firmó un acuerdo internacional con Venezuela, conocido como el Acuerdo de Ginebra. En este quedó estipulado que el Reino Unido reconocía el reclamo territorial venezolano, y de no llegar a un pacto entre las partes, se concedía la potestad al secretario general de las Naciones Unidas para escoger la mejor forma de resolverlo.

El hallazgo petrolero en aguas guyanesas que avivó la disputa por el Esequibo

Así pues, y durante décadas, Guyana se ha aferrado al Laudo Arbitral de París de 1899, y Venezuela al Acuerdo de Ginebra de 1966. Lo cierto es que el Esequibo se ha mantenido en controversia con altos y bajos. Uno de los bajos fue durante el mandato del presidente Hugo Chávez, quien no quiso polemizar al respecto, y mantuvo la disputa a fuego lento. 

Pero su sucesor Nicolás Maduro cambió el tono, luego de que en 2015 la compañía petrolera estadounidense Exxon Mobil asegurara que bajo las aguas continentales guyanesas se esconden unas reservas petroleras estimadas entre 5.500 a 8.000 millones barriles.

04:57
 

Se trata de un hallazgo que podría encumbrar a Guyana, habitada en su gran mayoría por descendientes de la India y del África subsahariana, en la lista de países ricos en cuestión de años, y esto de acuerdo a estimaciones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional.

Dicho recelo petrolífero azuzó la Venezuela de Nicolás Maduro a manifestar “la reconquista” y la defensa “en todos los planos” de el Esequibo. 

Entretanto, el juicio en la Corte Internacional de Justicia apenas comienza con un reparo: Venezuela ha expresado oficialmente que no reconoce su jurisdicción y tan solo asiste en calidad de “cortesía”, más no “como parte”. La historia dirá quién se quedará con este territorio. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24