Medio Ambiente

Interrogantes sobre la migración del tiburón ballena, uno de los peces más antiguos y desconocidos

© France 24

La confirmación reciente de que el tiburón ballena, el pez más grande del océano, utiliza una ruta submarina entre el Parque Nacional Galápagos, en Ecuador, y el Parque Nacional Isla del Coco, en Costa Rica, refuerza la petición de grupos conservacionistas de ampliar la zona marina protegida entre ambos países para asegurar que especies migratorias amenazadas puedan viajar sin ser víctimas de la pesca.

Anuncios

El tiburón ballena sigue siendo uno de los peces menos conocidos del planeta. Pese a existir desde hace millones de años, no tenemos mucha información sobre sus costumbres reproductivas o migratorias. Lo que sí sabemos es que las aguas del norte de las Islas Galápagos son lugar frecuente de paso de estos animales, los peces más grandes del océano. Un grupo de científicos se ha puesto como objetivo obtener más información sobre esta especie que pasó de tener un estatus de "vulnerable" a estar categorizado "en peligro" en la lista de especies amenazadas de la UICN, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Para ello llevan años monitoreando a estos animales a través de sensores satelitales que colocan en sus aletas dorsales. El proyecto Tiburón Ballena de Galápagos lleva marcados más de 90 de estos peces aunque han visto más de 200 ejemplares viajando por las islas, en su gran mayoría hembras en estado de gestación.

El equipo del Galapagos Whale Shark Project coloca un sensor satelital en la aleta dorsal de un tiburón ballena.
El equipo del Galapagos Whale Shark Project coloca un sensor satelital en la aleta dorsal de un tiburón ballena. © Jonathan Green

La falta de datos dificulta la creación de espacios o de marcos legales de protección y conservación que beneficiarían a muchas especies migratorias que pasan por el Pacífico Tropical Oriental, una zona marítima con alta biodiversidad y que va desde las costas de Ecuador hasta las del norte de México.

El Pacífico Tropical Oriental es una zona marina de alta biodiversidad y con una gran variedad de especies endémicas.
El Pacífico Tropical Oriental es una zona marina de alta biodiversidad y con una gran variedad de especies endémicas. © France 24

Sin embargo, por primera vez en septiembre de 2020 un grupo de científicos pudo documentar el viaje completo de un tiburón ballena entre el norte del archipiélago ecuatoriano de las Galápagos, hasta la Isla del Coco, en Costa Rica. Un recorrido de unos 700 kilómetros que Coco, como fue bautizada la hembra de 12 metros de longitud, hizo por una pista marina directa entre ambos parques nacionales. 

La manera en la que están delimitadas las zonas marinas protegidas en este momento hace que, en cuanto estas especies migratorias salen de las áreas de protección, puedan ser blanco fácil de pesca ilegal y destructiva. Así lo vimos este año cuando cientos de barcos pesqueros chinos estuvieron aguardando durante semanas en aguas limítrofes de la zona de protección de Galápagos. 

Conservacionistas quieren que se cree un espacio protegido para evitar la pesca ilegal y destructiva en zonas de migración de especies en peligro.
Conservacionistas quieren que se cree un espacio protegido para evitar la pesca ilegal y destructiva en zonas de migración de especies en peligro. © France 24

La confirmación de que este trayecto marino entre los parques nacionales de Galápagos y Coco es usado por especies en peligro abre la esperanza de poder presionar más a los gobiernos de Costa Rica y Ecuador para que implementen un corredor marino de 240.000 kilómetros cuadrados conocido como MigraVía Coco-Galápagos que proveería protección a varias especies en peligro entre las que hay tortugas, rayas, tiburones ballena o tiburones martillo.

Una iniciativa colombiana ayuda a reducir la contaminación plástica y la escasez de escuelas en Costa de Marfil

A pesar de estar a miles de kilómetros de distancia, Colombia y Costa de Marfil están unidas bajo una iniciativa auspiciada por UNICEF que cumple dos objetivos: por un lado solventar la escasez de aulas para niños en el país africano y, por otro, reducir la contaminación.

El protagonista de este proyecto es el plástico. Una materia prima que consiguen en centros de acopio de recicladores informales y que luego es convertido en ladrillos de fácil ensamblaje que se usan para la construcción rápida y barata de escuelas. 

La iniciativa surgió en Colombia, de la mano de una pareja que decidió poner a buen uso la contaminación plástica en su país con la creación de Conceptos Plásticos. 

Para llevar más allá de sus fronteras esta doble solución se aliaron con UNICEF y ahora Costa de Marfil tiene su propia fábrica de ladrillos plásticos que emplea a 44 marfileños en Abiyán. 

Los ladrillos, que son resistentes al fuego y al agua, son construidos con plásticos recolectados de la ciudad marfileña, donde se producen unas 288 toneladas de residuos plásticos al día y donde normalmente solo se recicla el 5%.

El proyecto pretende construir 500 aulas para finales de 2021 y alrededor del 10% ya está en funcionamiento. Una necesidad apremiante en un país en el que 1,6 millones de niños no van a la escuela, entre otras razones, por el insuficiente número de clases disponible. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24