Con su Semana del Clima, América Latina se prepara para la COP26

La Semana del Clima de América Latina y el Caribe se realizó del 11 al 14 de mayo.
La Semana del Clima de América Latina y el Caribe se realizó del 11 al 14 de mayo. © France 24

Entre el 11 y el 14 de mayo se realizó la Semana del Clima de América Latina y el Caribe. Este espacio hace parte de las semanas regionales que creó la Convención de la ONU para el Cambio Climático con el propósito de que desde lo local se comiencen a preparar las ideas para la cumbre climática de la ONU, COP26, que se realizará en Glasgow. 

Anuncios

Según la oficina de la ONU, más de 5.000 personas asistieron a las discusiones virtuales, en las que participaron gobiernos de la región, miembros del sector privado y líderes de la sociedad civil. Si bien los encuentros se realizaron de manera remota a causa de la pandemia de Covid-19, República Dominicana fue el país que organizó el evento. 

Durante la semana se discutieron desde las acciones que está tomando cada país latinoamericano para combatir el calentamiento global hasta las estrategias para ser resilientes al cambio climático. Una de las sesiones, por ejemplo, giró en torno a la financiación para la mitigación y adaptación al cambio climático.

Todas estas discusiones servirán de insumos para la COP26, que se realizará en noviembre. Esta cumbre será el momento clave para que cada país precise cuáles serán sus compromisos en relación con las metas que traza el Acuerdo de París y, además, marcará el inicio de la implementación de dicho pacto. 

“El 2021 es el año en el que nos acercamos a la implementación del Acuerdo de París y el año en el que por fin liberamos su poder real y su potencial, cuando el mundo más lo necesita”, explicó en el foro de apertura Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático (CMNUCC). 

Por otro frente, Espinosa incentivó a los gobiernos latinoamericanos y de todo el mundo a que tengan compromisos más ambiciosos. De lo contrario, dijo, no se logrará la meta de reducción de gases de efecto invernadero que plantea el Acuerdo de París para combatir el calentamiento global. 

“Al ritmo actual, las naciones alcanzarán menos del 1% de la reducción de emisiones para 2030, en comparación con los niveles de 2010. El IPCC plantea que esa reducción sea del 45%. Entonces, decir que los niveles actuales son insuficientes es un eufemismo”, precisó. 

El derretimiento de los glaciares andinos y la deforestación en la Amazonía, dos caras del cambio climático en América Latina

En Bolivia, los habitantes de Khapi sienten el calentamiento global directamente. El glaciar Illimani se está derritiendo al punto que quienes viven a sus pies se están quedando sin agua. Incluso, algunos agricultores han tenido que cambiar de cultivos ante la escasez de líquido. 

De hecho, todos los glaciares de la cordillera de los Andes se están derritiendo. En promedio, han perdido casi un metro de espesor de su hielo cada año desde el 2000 a causa del calentamiento global. Esto hace de la cordillera la región montañosa del mundo que más hielo ha perdido en relación con su tamaño. 

Del lado de Brasil, la crisis llega por la deforestación de la Amazonía, que sigue en aumento. Según el informe del pasado 7 de mayo del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), la deforestación en la selva amazónica del país aumentó casi un 43% en abril respecto al mismo mes del año anterior. 

Es el peor abril del que se tenga registro desde que comenzaron los monitoreos sobre el tema en 2015 y todavía falta la peor época. Normalmente las temporadas lluviosas de principios de año le dificultan a los madereros y a los ganaderos ingresar a la selva para talar. Esto cambia con las temporadas secas entre mayo y octubre, cuando históricamente se ha disparado la deforestación en la Amazonía. 

Estas son las hectáreas que se han deforestado en la Amazonía de Brasil cada año, desde el 2015, según el INPE.
Estas son las hectáreas que se han deforestado en la Amazonía de Brasil cada año, desde el 2015, según el INPE. © France 24

Además, los datos del INPE muestran que cada año se talan más hectáreas de la selva amazónica en Brasil. El 2020 se rompieron los récords históricos con más de 11.000 hectáreas de bosque taladas. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24