Camino al “sueño americano”, los retos migratorios de la era Biden

© France 24

La llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos supone una luz de esperanza para millones de inmigrantes que buscan llegar al país y para otros miles que esperan en la Unión Americana una regularización de su situación. Al llegar a la Casa Blanca, Biden firmó órdenes ejecutivas para revertir las políticas restrictivas del anterior Gobierno y envió al Congreso una ambiciosa reforma migratoria que abre el camino a la legalización de 11 millones de indocumentados.

Anuncios

Días antes del 20 de enero, fecha de la posesión del nuevo Gobierno en Estados Unidos, una caravana con al menos 9.000 hondureños salía de San Pedro Sula rumbo al norte. Esperaban caminar hasta la frontera con México y pedir asilo en la Estados Unidos, lejos de la violencia, la pobreza y los estragos que dejaron los huracanes Eta e Iota en su país. Pero el tránsito de hombres, mujeres y niños no logró su objetivo y la caravana fue disuelta en Guatemala. Además, México cercó sus fronteras para contener a los pequeños grupos que lograron avanzar. Se trató de una movilización que partió expectante ante el cambio de Gobierno en Estados Unidos.

Y es que, justamente, una vez Biden pisó la Oficina Oval, firmó una serie de decretos para dar la vuelta a algunas de las directrices de la administración Trump. Ordenó detener la construcción del muro en la frontera con México, proteger el estatus de los jóvenes indocumentados que llegaron sin papeles a Estados Unidos cuando eran niños y suspender la orden que obligaba a los solicitantes de asilo a permanecer en México, entre otras.

Unos alivios que los migrantes esperan no se queden en solo promesas. “Por supuesto que estoy feliz con el nuevo presidente, pero quiero verlo hacer lo que dijo. Quiero que haga lo que prometió cuando dijo que no habría más deportaciones y que suspendería el MPP (Protocolos de Protección al Migrante), porque no quiero discutir mi caso de asilo político en México, quiero discutirlo en Estados Unidos y ganarlo”, señala Ángel Segreo, un cubano que espera refugio.

Sobre la reforma migratoria que Biden envió al Congreso, los primeros en beneficiarse serían los casi 700.000 jóvenes soñadores o ‘dreamers’, que llegaron al país cuando eran niños. Para Jensy Matuta, una hondureña que llegó a Estados Unidos cuando era niña, el regreso de los demócratas al poder le da cierta confianza. “Ahora que el Gobierno, Senado y Congreso son del mismo color, me siento muy esperanzada con que va a haber cambio de verdad y sea efectivo para nuestras comunidades”, señala.

La propuesta de Joe Biden incluiría, además, entregar 4.000 millones de dólares a los países del Triángulo Norte, para contrarrestar las causas que generan la emigración desde Guatemala, Honduras y El Salvador.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24