Los exiliados en Sudán, refugiados de Tigray afrontan una lucha por la supervivencia

© France 24

El conflicto entre el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray y las fuerzas etíopes ha llevado a miles de personas a buscar refugio en la vecina Sudán. De acuerdo con la ONU, al menos 45.000 civiles etíopes se han establecido en un refugio para huir de los enfrentamientos, pero no descartan que el número aumente con el pasar del tiempo. Ya en territorio sudanés, los refugiados deben afrontar una dura lucha por sobrevivir con escasas condiciones de vida. 

Anuncios

El conflicto surgió luego de que las autoridades tigrayanas se rebelaron contra el Gobierno de Etiopía bajo el argumento de que el primer ministro, Abiy Ahmed, marginaba a la población de la región.

No obstante, los rebeldes son acusados de disparar contra civiles causando la muerte de cientos de ellos. En su huída, muchos refugiados denuncian que las milicias de Tigray se quedaron con parte de sus pertenencias. 

El campamento de tránsito de Hamdayet, en Sudán, ha recibido a casi 30.000 personas desde el comienzo del conflicto. En este lugar, muchas familias encuentran un espacio para descansar de la travesía y poder acostarse en el suelo. 

Pero el campamento no puede recibir a todos los que han cruzado, por lo que muchos se ven obligados a encontrar un lugar en los alrededores. A la intemperie, algunos deben buscar maneras para sortear las adversidades que se presentan. Para esta población, regresar a Etiopía es un sueño lejano. 

“Estoy pensando en establecerme en este país. Estoy aquí con algunos de mis hijos, aunque otros se quedaron en Etiopía, estoy feliz de estar en un lugar seguro con ellos. No creo que Etiopía vuelva a ser nuestro país por todas las atrocidades que han sucedido allí”, dijo Kiros Tades a Reporteros. 

Agua, alimentos, mantas y otros elementos escasean en el lugar. Los organismos de ayuda que intervienen en los diversos refugios se han visto desbordados y no cuentan con recursos suficientes para todos los que llegan. La alegría de huir de la guerra pronto se desvanece ante ese panorama. 

No es la primera vez que Sudán sirve de refugio para civiles etíopes. Durante la guerra que Etiopía mantuvo con Eritrea muchos se resguardaron en territorio sudanés y el campo de Om Rakoba, un campamento de refugiados, ahora abandonado, pero utilizado en la década de 1980, es testigo de la situación.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24