Ejército libanés, en la primera línea tras la explosión en el puerto de Beirut

El ejército libanés, en conjunto con militares de otras naciones, se ubicaron en la primera línea luego de la explosión en el puerto de Beirut.
El ejército libanés, en conjunto con militares de otras naciones, se ubicaron en la primera línea luego de la explosión en el puerto de Beirut. © France 24

El 4 de agosto de 2020, el puerto de Beirut se convirtió en escenario de una de las peores tragedias de Líbano. Ese día, la doble explosión de un depósito que contenía toneladas de nitrato de amonio provocó la destrucción de gran parte del puerto y la devastación de varias cuadras a la redonda. En medio del caos, el Ejército libanés se erigió como una figura central entra las labores de búsqueda, rescate y recuperación. Su trabajo implicó asegurar el área, para futuras investigaciones, y prevenir saqueos por parte de aquellos que lo perdieron todo.

Anuncios

La explosión en el puerto dejó más de 200 muertos, 6.000 heridos y al menos 7.000 familias sin hogar. Durante y después de la tragedia, el Ejército libanés se plantó como una figura de unidad en medio del caos ya que, desde el primer momento, el general Jean Nohra y sus hombres ocuparon el terreno.

“Una unidad especial del Ejército se encargó de asegurar el puerto después de la explosión, cerrando las entradas principales para evitar la entrada de vehículos y personas, excepto la de los investigadores (...) Cuando Beirut fue declarada “zona de desastre”, todos los países del mundo le ofrecieron su ayuda al Líbano”, dijo Nohra a France 24.

Entre los países que salieron a ayudar a Líbano, nación que atraviesa una crisis política y económica sin precedentes, estuvo Francia. Emmanuel Macron fue el primer jefe de Estado que acudió a la zona del desastre para ofrecer su respaldo.

Archivo: El presidente francés Emmanuel Macron mientras visita el sitio devastado de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el 6 de agosto de 2020.
Archivo: El presidente francés Emmanuel Macron mientras visita el sitio devastado de la explosión en el puerto de Beirut, Líbano, el 6 de agosto de 2020. © REUTERS / Thibault Camus

"La cooperación fue excelente, fue fácil trabajar con ellos (los franceses) porque pudimos integrar nuestros medios. Teníamos el trabajo pesado, porque teníamos las máquinas grandes en el lugar, mientras que ellos tenían las máquinas pequeñas. Así que cada vez que teníamos que trabajar en un área, nos reuníamos el día anterior para decidir qué material usar y qué equipos pedir”, dijo el coronel Youssef Haïdar, comandante del regimiento de obras.

El siniestro ha dejado muchas heridas. Por un lado, el puerto de Beirut solo exhibe escombros que se extienden por todo el lugar. Por otro, está una población que sigue sin saber qué pasó y que se esfuerza por salir adelante en medio de un silencio ensordecedor de las autoridades.

A pesar de ello, residentes y comerciantes buscan iniciativas para reconstruirse y hacer revivir, una vez más, a Beirut de sus cenizas.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24