Revista Digital

Cuatro grandes mentiras sobre las vacunas contra el Covid-19

© France 24

Ahora que las campañas de vacunación contra el Covid-19 son un hecho, las noticias falsas alrededor de las vacunas son aún más recurrentes en Internet. El antídoto no fue la causa de las nuevas variantes del virus y el fármaco tampoco se puede conseguir a través de las redes sociales. 

Anuncios

Las teorías conspirativas alrededor de las vacunas han existido durante décadas, pero estas se han multiplicado durante el último año desde que la comunidad científica se encaminó a crear un antídoto contra el Covid-19.

Uno de nuestros capítulos anteriores estuvo dedicado a desmentir la falsa relación entre las vacunas y el autismo, la homosexualidad, la esterilización, y hasta la descabellada idea de supuestos chips implantados por medio de las jeringas.

Ahora que las campañas de vacunación son un hecho en varios países del mundo, este tipo de noticias falsas son aún más recurrentes en Internet. Basta con escribir la palabra “vacuna” en el buscador de aplicaciones como Telegram, para que aparezca una lista de canales antivacunas cargados de 'fake news'.

En países como Chile, circula una supuesta lista de efectos secundarios causados por la vacuna de la farmacéutica Pfizer, entre los que se encuentran parálisis facial, meningitis, accidentes cerebrovasculares, artritis y hasta la muerte. En la imagen se menciona que estos efectos adversos fueron anunciados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos, (FDA, por sus siglas en inglés), pero esta información es completamente falsa.

El documento citado por esta publicación no es más que un borrador con fecha de octubre de 2020, a través del cual la FDA hizo una lista provisional sobre los posibles resultados adversos que pudieran provocar todas las candidatas a vacuna. Allí tampoco se menciona a Pfizer. Para entonces ningún antídoto había sido aprobado por las autoridades de Estados Unidos. Los efectos secundarios que sí podrían producirse con la vacuna de esta compañía son dolor en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, entre otros, y están publicados en la página web de la FDA.

¡Falso! Las vacunas no están causando las nuevas variantes de Covid-19

En Internet se dice específicamente y sin ningún fundamento que la vacuna de Pfizer provocó la mutación descubierta en Reino Unido. Lo cierto es que el primer caso de esta nueva variante se identificó el 20 de septiembre de 2020 en territorio británico, y el antídoto de Pfizer solo empezó a ser administrado hasta el 8 de diciembre, más de dos meses después.

En el caso de la variante brasileña, esta se reportó a mitades de enero, pero la vacunación en Brasil empezó solo hasta el 19 de enero. Las autoridades sudafricanas, por su parte, reportaron a mitades de diciembre la aparición de una nueva variante en su territorio, pero y solo hasta hace poco anunciaron sus planes para iniciar la inmunización de sus ciudadanos.

Las jeringas retráctiles sí existen

En Facebook, Twitter y TikTok circulan videos en los que se denuncian que las campañas de vacunación son un fraude porque no se ve salir ninguna aguja del brazo del paciente cuando a este se le aplica el antídoto. Otros señalan que las agujas se están rompiendo dentro del brazo de los pacientes, generando pánico entre la población.

Las denuncias corresponden a un video en el que la punta de la inyección deja de verse una vez que la vacuna es aplicada. En realidad, se trata de una aguja retráctil que se retrae en el cilindro de la jeringa.

De esta manera se impide su reutilización y la Organización Mundial de la Salud la recomienda como una forma de reducir la propagación de enfermedades de transmisión sanguínea como el VIH.

¿Puedo comprar la vacuna contra el Covid-19 por Internet?

La desinformación que desacredita la efectividad de las vacunas no es el único problema que enfrentan los Gobiernos. En Internet también se mueven anuncios que ofrecen fraudulentos antídotos contra el virus.

En países como Brasil, Colombia y México las autoridades han identificado sitios web donde se comercializan este tipo de productos sin licencias. Y en Ecuador, por ejemplo, han cerrado establecimientos donde se aplicaban estas falsas vacunas.

Las autoridades de cada país han advertido que estas sustancias podrían poner en peligro su salud y que solo los Gobiernos han sido los encargados de importar los antídotos, por lo que son los únicos autorizados para distribuirlos, y además lo están haciendo de forma gratuita.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24