Revista Digital

¿Por qué los medios australianos piden remuneración por las noticias que se mueven en Facebook?

© France 24

Australia aprobó la primera ley en el mundo que obliga a las gigantes tecnológicas a pagar a las empresas periodísticas por el contenido que estas generan. La legislación se empezó a construir luego de que las autoridades del país encontraran un desequilibrio en los ingresos por publicidad entre medios de comunicación y empresas de Internet. Esta normativa se encamina a ser replicada en otros países del mundo.

Anuncios

El primero en el mundo. El Parlamento australiano finalmente aprobó la controvertida ley que obliga a las grandes tecnológicas como Facebook y Google a remunerar a las empresas de medios de comunicación por los contenidos que estas generan y que se mueven en sus plataformas.

De esta manera, ambas partes deberán negociar las tarifas, y en caso de que las conversaciones fracasen, habrá un árbitro del Gobierno que determinará los precios que las tecnológicas deberán pagar a los medios nacionales. La medida se revisará un año después de que entre en vigencia, pero aún no hay claridad sobre cuándo será.

La ley fue aprobada luego de una serie de enmiendas que surgieron tras el diálogo entre el Gobierno y Facebook. A modo de protesta contra la legislación, Facebook había bloqueado las noticias dentro de Australia, y también había evitado que, fuera del país, los usuarios pudieran compartir noticias de medios australianos. Google por su parte, había amenazado con bloquear su motor de búsqueda en el país oceánico.

El principal objetivo de la ley es proteger el periodismo

El proyecto partió a raíz de una investigación en 2018 de la Comisión Australiana de Competencia (ACCC, por sus siglas en inglés), que evidenció un desequilibrio en los ingresos publicitarios entre los medios de comunicación, principalmente los impresos, y las tecnológicas. Es decir, que las compañías como Facebook se estaban llevando la mayor parte de la publicidad.

La ACCC encontró que, en 2018, de cada 100 dólares australianos gastados por anunciantes, 49 fueron a Google y 24 a Facebook. El organismo considera que esto amenaza la viabilidad de los modelos comerciales de los medios de comunicación y su capacidad para monetizar el periodismo. Y que una consecuencia de ello ha sido el recorte de un gran de número de periodistas de las salas de redacción durante la última década.

A pesar de las cifras, las tecnológicas se defienden y alegan que son los medios los que se benefician de sus plataformas, ya que gracias a ellas llevan las noticias a un público más amplio, generando millones de vistas.

De acuerdo con un comunicado emitido por Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de Facebook, "son los propios editores quienes eligen compartir sus noticias en las redes sociales o ponerlas a disposición de otros para que las compartan, porque tienen valor al hacerlo".

“Por eso tienen botones en sus sitios que animan a los lectores a compartirlos. Y si hacen click en un enlace que se comparte en Facebook, se les dirigirá fuera de la plataforma al sitio web del editor”, agregó, al mencionar que, de esta manera, el año pasado la empresa generó “aproximadamente 5.100 millones de referencias gratuitas a editores australianos por un valor estimado de 407 millones de dólares australianos para la industria de las noticias”.

La razón por la que la ley solo menciona a Google y Facebook obedece a que, según la ACCC, son estas empresas las que tienen poder en el mercado de la publicidad, y en la búsqueda y referencia de noticias. Ambas compañías ya han anunciado millonarios acuerdos para respaldar a la industria de las noticias, pero preocupa que se excluya a los pequeños medios.

De Australia al resto del mundo

El mundo siguió de cerca el proceso de la legislación, la cual podría verse replicada a nivel global. De hecho, ya varios países se encaminan a ello. Se espera que en Canadá el Gobierno redacte durante los próximos meses una legislación similar a la de Australia.

Aunque otra de las opciones es seguir el ejemplo de Francia, donde una regulación obliga a Google a negociar con los editores de noticias y remunerarlos por la reproducción de sus contenidos. Por ejemplo, los fragmentos de noticias que aparecen cuando realizamos una búsqueda.

Esta es una ley de derechos de autor de la Unión Europea, pero hasta ahora solo ha sido aplicada en el país galo. Para junio, todos los países del bloque deberán adoptar versiones nacionales de esta directiva. Algunos eurodiputados consideran que esta medida no es suficiente y proponen copiar la ley australiana.

Con Reuters, EFE, AFP y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24