¿Qué dicen los chilenos sobre el matrimonio igualitario?

© France 24

A un año de terminar su mandato en Chile, el presidente Sebastián Piñera entregó un inesperado anuncio. Dará carácter de urgencia al proyecto de matrimonio igualitario que se discute en el Congreso de un país reconocido por su conservadurismo. La decisión generó todo tipo de reacciones desde el júbilo hasta el rechazo, que han sido expresadas a través de las redes sociales.

Anuncios

El reciente anuncio del presidente Sebastián Piñera sobre dar trámite en el Congreso al proyecto de matrimonio igualitario sorprendió a a sociedad chilena. Primero porque la decisión proviene de un mandatario conservador y católico. Y segundo, porque se trata de un documento que lleva discutiéndose en el Legislativo desde 2017, cuando fue enviado allí por la expresidenta Michelle Bachelet. Un proyecto que, además, no ha avanzado ante lo que la ciudadanía denuncia como falta de voluntad política.

Desde 2015, en Chile las parejas del mismo sexo solo pueden contraer un "Acuerdo de Unión Civil", pero no se reconoce como matrimonio. Si el proyecto firmado por Bachelet se aprueba, el país se convertiría en el octavo de América Latina en reconocer este derecho, luego de que lo hicieran Costa Rica, Colombia, Brasil, Ecuador, Uruguay, Argentina y algunos territorios de México.

El tema despierta amor y odio entre los chilenos

La decisión de Piñera generó divisiones entre su coalición integrada por partidos de derecha y centroderecha, desde donde dijeron sentirse traicionados. Entre personas y organizaciones defensoras de derechos humanos que apoyan la causa LGBTI hubo júbilo, pero también descontento por lo que consideran demoras e incumplimiento del Ejecutivo con sus compromisos hacia la comunidad. Ahora siguen presionando para que el proyecto sea aprobado.

En redes sociales los usuarios publicaron capturas de pantalla de medios de comunicación que registraron en el pasado cómo Piñera se mostraba en desacuerdo con el matrimonio igualitario, y por ello señalaron que su aparente nueva postura es un acto de oportunismo. Incluso dijeron que se trataba de una cortina de humo para desviar la atención de temas coyunturales como las graves violaciones a los derechos humanos denunciadas durante el estallido social de 2019.

Otros calificaron la decisión de Piñera como una campaña de Pinkwashing, que en español podría traducirse como un "lavado rosa". Un término que se refiere a la estrategia que utilizan empresas, países y políticos para mostrarse como simpatizantes del movimiento LGBTI y mejorar su imagen, cuando en realidad no les interesa la causa.

En Internet también salió a relucir un antiguo video en el que Michelle Bachelet se mostraba en desacuerdo con el matrimonio igualitario antes de llegar a la presidencia. Y, aunque para algunos se trata de una falta de coherencia, otros lo tomaron como un ejemplo para defender el derecho a cambiar de opinión.

El origen del proyecto de matrimonio igualitario en Chile

En medio de la discusión, los chilenos han recordado que el proyecto sobre el matrimonio igualitario no fue una iniciativa política, sino el resultado de un acuerdo entre el Gobierno y el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), que demandó al ejecutivo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Oscar Rementería, vocero del Movilh, relató a France 24 que la demanda se originó luego de que el Servicio de Registro Civil de Chil –entidad encargada de llevar los registros relativos al estado civil de las personas–, le negara la oportunidad de registrar su matrimonio a tres parejas chilenas del mismo sexo que se habían casado en otros países. Esto debido a que esta institución dijo que "no tenía las atribuciones legales para hacerlo".

"Esta situación fue denunciada a nuestra organización y nosotros presentamos las acciones judiciales en los tribunales nacionales por discriminación, en este caso, al no reconocer el vínculo matrimonial que habían contraído estas parejas chilenas del mismo sexo en el extranjero, en contraposición a lo que pueden hacer parejas de distinto sexo que se han casado en otros países y que pueden inscribir su matrimonio sin problema en el Registro Civil", señaló.

Rementería dijo que, "en esa época, el Gobierno de la presidenta Bachelet como se dice en términos jurídicos se allanó, es decir, reconoció todo lo que nosotros estábamos denunciando y se comprometió a subsanarlo, entre ello el proyecto de matrimonio igualitario", y agregó que el documento fue elaborado por el Ejecutivo gracias a los aportes de varias organizaciones de la diversidad.

Sebastián Piñera deberá entregar su mandato el próximo 11 de marzo de 2022, y los chilenos esperan que el matrimonio igualitario se convierta en ley antes de esa fecha para no generar más retrasos con la entrada de un nuevo Gobierno. Oscar Rementería sentencia que "sería bastante egoísta que sectores de la oposición demoraran la discusión de este proyecto o votaran en contra, únicamente para no entregarle la promulgación al presidente Piñera antes de que se vaya".

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24