Tanques militares en las calles de Myanmar incrementa tensión entre el Ejército y los manifestantes

El panorama en Myanmar tras el golpe de Estado del pasado primero de febrero es cada vez peor. Represión por parte de las fuerzas de seguridad, disparos contra manifestantes, detenciones de ciudadanos, incluso periodistas, cortes del servicio de internet y denuncias de la liberación de presos para infundir pánico en los vecindarios durante las noches, son parte de la crisis actual en varias ciudades del país.