Las fuerzas de seguridad en Myanmar vuelven a disparar contra los manifestantes

En un desafío a los llamados internacionales para que detengan la violencia, los policías, que obedecen a la junta militar que tomó el poder desde el pasado 1 de febrero en Myanmar, usaron la fuerza letal y dejaron al menos otras 18 víctimas mortales confirmadas ese día. Se estima que a este 3 de marzo la cifra de muertos suma al menos 30 personas.