Los disturbios y los saqueos masivos que siguen asolando las calles de Sudáfrica

La oleada de violencia en Sudáfrica va en aumento. Una situación que desde el Ejecutivo intentan controlar con el despliegue del Ejército, concretamente de un total de 2.500 soldados distribuidos en distintos comandos a través de los puntos más activos de las manifestaciones. Esta estrategia quiere dar respuesta a la violencia que se desató tras el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma por desacato judicial y el descontento que generó entre sus seguidores.