La canciller alemana Angela Merkel y el presidente ruso Vladimir Putin se reunieron en Moscú

Los líderes europeos presentaron visiones contrapuestas respecto a la situación en Afganistán, aunque ambos expresaron preocupación al respecto. Por su parte, Putin dijo que era importante mantener buenas relaciones con el nuevo Ejecutivo Talibán, respetando su realidad social, y también evitar la injerencia extranjera en la nación de mayoría musulmana. Por otro lado, Merkel reconoció que es necesario establecer un diálogo con los talibanes para poder preservar la seguridad de muchas de las personas que viven en el país asiático. No obstante, también señaló que el Talibán había recibido más apoyos internacionales de "los que habrían querido".